Lost Password

Michoacán

Por los vestigios arqueológicos que se han encontrado se sabe que el territorio estuvo habitado desde épocas remotas. Encontrándose zonas que datan del período formativo o preclásico (1500 A.C. a 200 A.C.), del clásico (200 A.C. a 800 D.C.) y postclásico (800 a 1100 D.C.) entre cuyos lugares destacan: el Opeño, el Curutarán, la Villita, Tepalcatepec, Apatzingán, Zinápecuaro, Coalcomán, San Felipe de los Alzati, etc. El territorio michoacano estuvo habitado por nahuas, otomíes, matlazincas o pirindas y tecos. En la región, se hablaba además del idioma tarasco, las lenguas coacomeca, xilotlazinca, colimote, pirinda, mazahua , sayulteco, mexicana y teca. 
 

La zona del Lago de Pátzcuaro estaba ya habitada en el postclásico por purhépechas y nahuas, que se dedicaban, principalmente, a la agricultura y a la pesca. En el siglo XIII grupos de cazadores - recolectores purhépechas, llegaron por la parte norte: el caudillo Hireti -Ticáteme y su gente se establecieron en Naranxan, cerca de Zacapu. Allí encontraron comunidades similares a la suya (idioma, creencias y costumbres), pero de mayor desarrollo económico y cultural de ellos. Esto ocasionó contradicciones y enfrentamientos por las distintas formas de vida; por lo que Sicuírancha los llevó a Uayameo (ahora Santa Fe de la Laguna), donde permanecieron durante los “reinados” de Pauacume I, Uapeani I y Curáteme I, Uapeani II y Pauacume II abandonaron Uayameo y fundaron Pátzcuaro: centro ceremonial donde permaneció Curicaueri, su dios principal. Tariácuri, en el siglo XIV después del breve mandato de Curátame II, comandó un amplio y fuerte movimiento hasta lograr la unificación de la mayoría de los pueblos bajo mando único, así se inició la conformación del Estado Purhépecha. Contando con la dirección militar de sus sobrinos e hijo, conquistó una vasta extensión territorial, incluyendo los pueblos de la zona lacustre. 

A su muerte, el imperio fue divido en tres señoríos: Pátzcuaro, Tzintzuntzan e Ihuatzio, que fueron gobernados por Hiquíngare, Tanganxoán e Hiripan, respectivamente. 

A mediados del siglo XV, alrededor de 1450 en señorío un tarasco, en vez de tres señores tuvo un sólo monarca. el señorío de Pátzcuaro fue el primero en extinguirse y Hiquíngare tuvo numerosos hijos pero como “les dio por ser malos, emborracharse y matar a la gente”, el señor Hiquíngare dispuso la muerte de ellos. En Ihuatzio Hiripan fue sucedido por Ticateme, pero pronto su señorío fue absorbido por Tzitzipandácuare, señor de Tzintzuntzan. De esta manera, Tzitzipandácuare se convirtió en jefe o Cazonci único y absoluto de su señorío que bajo su dirección y teniendo como capital Tzintzuntzan, fue más grande que el actual estado de Michoacán y más fuerte que el entonces señorío Azteca. su extensión abarcaba, además de Michoacán, los territorios que hoy ocupan Colima, Nayarit, Querétaro, Guanajuato, Guerrero, Jalisco y parte de San Luis Potosí y Sinaloa. Por el año de 1470 a Axayácatl, rey de los Aztecas, trato de conquistar sin éxito al reino tarasco. Al victorioso Titzipandácuare le sucedió en el trono su hijo Zuangua, quien a su vez fue dos veces atacado por los mexicas. El apogeo del reino tarasco se atribuye a este gran Cazonci, que murió en 1520, sucediéndole en el poder, Tanganxoán II, que fue vilmente asesinado por Nuño de Guzmán en 1530. 

El reino tarasco o imperio de occidente, al que no pudieron conquistar los Aztecas, no tuvo la grandeza monumental de la cultura Azteca, ni sus monarcas vivieron en medio de lujo y grandes riquezas. Los Tarascos fueron maestros en al arte plumario, la lacas y la cerámica y no eran afectos a las grandes estatuas. Las representaciones de sus dioses las hicieron de caña de maíz. Sus deidades principales fueron: Curicaveri, Dios del Sol y Cueravaperi, Diosa de la Naturaleza. 

Su gobierno ha sido llamado teocrático - militar. El señorío era administrado por una nobleza hereditaria y un cuerpo de sacerdotes. 

El cargo militar y religioso más sublime, lo poseía el Cazonci quien encarnaba al Dios Curicaveri. 

Época colonial

La conquista de Michoacán fue realizada por Cristóbal de Olid, en 1522 y continuada por Nuño de Guzmán en 1524. Durante los primeros años de la conquista Michoacán formo parte del llamado Reino de México, que abarcaba los actuales Estados de México, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Oaxaca, Morelos, Guerrero, Veracruz, Tabasco, Michoacán, Guanajuato y parte de San Luis Potosí, Jalisco y Colima. Fue repartido en encomiendas a los españoles que participaron en su conquista. Las poblaciones más importantes se consideraron Alcaldías Mayores. Al constituirse en provincia, abarcó parte de los límites del imperio Tarasco. 

Fue Tzintzuntzan la primera capital de la provincia hasta el año de 1536, en que se erigió el Obispado de Michoacán, del que fue su primer obispo Don Vasco de Quiroga. Este, trasladó la sede eclesiástica a la ciudad de Pátzcuaro, la cual rivalizó por el título de Capital de Michoacán primero con Tzintzuntzan y posteriormente con Valladolid, fundada por el Virrey Don Antonio de Mendoza, en el año de 1541, en donde se estableció la sede provincial y eclesiástica después de la muerte de Vasco de Quiroga. 

Durante este periodo de conquista, llegaron los religiosos primero de la orden de San Francisco, después los Agustinos, Carmelitas, Jesuitas y por último, los Mercedarios. Todos ellos se encargaron de evangelizar a los nativos y establecieron sus conventos a lo largo de la provincia. Destacan, Fray Juan de Moya, el apóstol de la Tierra Caliente; Fray Martín de la Coruña; Fray Jacobo Daciano; Fray Alonso de la Veracruz , gran sabio en su tiempo y también Rector del Colegio de San Pablo, en México, y fundador, en el pueblo de Tiripetio, de la primera Universidad o Casa de Estudios Mayores que hubo en el Continente Americano. 

En 1776, la provincia se convirtió en Intendencia de Valladolid, reduciendo su territorio al que hoy ocupan los estados de Colima y Michoacán. Posteriormente, Colima se agregó a la Intendencia de Guadalajara, quedando el territorio con una extensión semejante a la que ocupa actualmente. 

 

Durante todo el período colonial, la economía estuvo concentrada en manos de los españoles, quienes acapararon grandes extensiones de tierras, dando origen a innumerables haciendas así como a la explotación de los minerales en importantes poblaciones, como Tlalpujahua, Angangueo y Huetamo. 

Los Españoles, a través de diversos mecanismos legales tales como las encomiendas, repartimientos y trabajos forzosos, explotaron la fuerza de trabajo de los indígenas y de las diversas castas y esclavos, que se generaron en el proceso de mestizaje y colonización. 

La educación estuvo restringida fundamentalmente para los españoles y sus descendientes directos y era manejada por el clero, el cual se constituyó en una clase social poderosa. Destacaron los Colegios de San Nicolás fundado en el siglo XVI, y el Seminario Tridentino de San Pedro y San Pablo, de Valladolid, fundado en 1773, los cuales contribuyeron al desarrollo cultural, en donde se prepararon los caudillos y dirigentes insurgentes que iniciaron el movimiento por la independencia desde mediados del siglo XVIII, se comienzan a dejar sentir las ideas de la ilustración, destacando: Francisco Javier Clavijero, Benito Díaz de Gamarra, José Pérez Calama y posteriormente, Miguel Hidalgo y Costilla, estudiante y rector del Colegio de San Nicolás. Fue en la Ciudad de Valladolid donde se realizó la primera conspiración por la independencia el 21 de diciembre de 1809, encabezada por García Obeso, Soto Saldaña, Juan José de Lejarza, José Ma. Izazaga y Vicente Santa María. 

Ya iniciada la lucha, por el Cura Hidalgo, se unieron al movimiento los hermanos López Rayón, Ramón e Ignacio, quienes lucharon en el oriente michoacano y Don José María Morelos y Pavón, Cura de Carácuaro, quien lucho en tierra caliente, al sur del estado. 

A la muerte de Hidalgo, la lucha se concentró en Michoacán. Ignacio López Rayón estableció en Zitácuaro el 21 de Agosto de 1811 el Primer Congreso Nacional Gubernativo o Suprema Junta Nacional Americana. El 22 de octubre de 1814, se decreto en Apatzingán la “Primera Constitución o Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana”. Ahí mismo, Don José María Morelos dio lectura a los “Sentimientos de la Nación“, en donde expresó el surgimiento de la Nación Mexicana, la supresión de las castas y se plasman los objetivos y contenidos ideológicos del movimiento independentista, que superó las aspiraciones de poder de los criollos para anteponer las del pueblo mexicano. Días más tarde se instaló el Primer Tribunal de Justicia, en Ario de Rosales. 

Época de independencia

La Guerra de Independencia, culminó sin sus mejores hombres. Valladolid fue tomada por Iturbide el 22 de mayo de 1821. La vida independiente comenzó con la creación del Estado de Michoacán, al expedirse el Acta Constitutiva de la Federación, el 31 de enero de 1824. Se instalo el Congreso Local Constituyente, el 6 de abril del mismo año. En el artículo 5º. de la Constitución Federal de 1824, Michoacán se incluyó como parte integrante de la Federación, en calidad de estado. 

El estado fue dividió en 4 departamentos y 22 partidos por Ley Territorial de 1825, y el 19 de julio, contó con su primera Constitución política. Fue su primer Gobernador el Sr. Antonio Castro. A iniciativa del Congreso Local, se le cambio a la capital el nombre de Valladolid, por el de Morelia, en honor al Generalísimo Don José María Morelos. 

En diciembre de 1831, el IV Congreso Constitucional, decretó una nueva Ley Territorial en la que se subdividieron los Partidos en 61 Municipios y 207 Tenencias. 

El establecimiento del centralismo implicó la pérdida de la autonomía y soberanía internas para la entidad, que pasó a formar uno de los departamentos en que se dividió el territorio nacional. La Ley de 30 de diciembre de 1836 que hizo esta división territorial dispuso, en su artículo 2º, que el territorio de Colima se agregara al Departamento de Michoacán. 

El 22 de agosto de 1846, el General Mariano Salas instauró nuevamente el federalismo en la república. Como consecuencia, el Departamento de Michoacán recobró su calidad estatal aunque perdió el territorio de Colima. 

El 5 de septiembre del mismo año, Don Melchor Ocampo ocupó interinamente el Gobierno del Estado. Al año siguiente fue nombrado Gobernador Constitucional Electo de la entidad, reabriendo el Colegio de San Nicolás, dotándolo de un edificio, además de imprimirle un carácter científico y laico. 

El 1849, Michoacán ratificó el Acuerdo del Congreso de la Unión y cedió el municipio de Coyuca, para formar el Estado de Guerrero. En 1852, Don Melchor Ocampo es electo nuevamente gobernador del estado, renunciando posteriormente. Le sustituyó Francisco Silva, el cual después de varios pronunciamientos centralistas, disolvió el Congreso Local. Morelia fue tomada por el conservador José de Ugarte, a quien se le nombró Comandante General del Estado en 1853. A partir de esa fecha, el estado se consideró Departamento y el grupo conservador se tomó violentamente al perder, iniciándose una guerra intestina. Los liberales michoacanos se afiliaron al Plan de Ayutla, en 1854 y se levantaron en armas. Destacaron por su participación: Gordiano Guzmán, González Ureña, José Ma. Ramos, Santos Degollado, Epitacio Huerta, Manuel García Pueblita y Don Melchor Ocampo, el cual fungió como ministro del gobierno liberal. Al triunfo liberal, se instaló como gobernador a Gregorio Ceballos. El 13 de diciembre de 1856, se decretó una nueva división política en el Estado, con seis departamentos: Morelia, Zamora, Púruandiro, Zitácuaro, Uruapan y Tacámbaro. El doctor. Miguel Silva ejerció el cargo de Consejero Decano de enero de 1856 a junio de 1857. El 29 de mayo de 1857, fue jurada la Constitución, ante la oposición centralista y clerical, siendo electo Gobernador Constitucional, el General Santos Degollado. Por disposición general de la República, el municipio de Contepec, dejó de formar parte del estado de Guanajuato y se incorporó a Michoacán. 

Los poderes locales rechazarón el pronunciamiento de Comonfort y permanecieron apegados a la Constitución. Michoacán destacó en estas luchas por su apego al derecho, que emanaba de la defensa de la soberanía estatal. Durante este período, se aplicaron las leyes de desamortización y enajenación de los bienes eclesiásticos. el gobierno estuvo a cargo de Epitacio Huerta, quien no sólo combatió directamente a los conservadores sino que organizó el gobierno estatal. En mayo de 1861, fue abierta la sesión del XI Congreso Constitucional el cual declaró a Epitacio Huerta, gobernador constitucional. El 3 de junio de 1861, es asesinado Melchor Ocampo, por una gavilla de centralistas. Ocampo, llevó a cabo hasta sus últimas consecuencias, las reformas más radicales, y los conservadores, intentaron frenar el proceso de la Revolución de 1854, dejándola sin uno de sus mejores hombres. El Congreso Local declaró a Ocampo, Benemérito del Estado y a partir de esa fecha, lleva el nombre de “Michoacán de Ocampo”. 

Durante la intervención francesa de 1861, el gobierno local se manifestó en contra de la invasión y declaró, en un manifiesto, que no reconocería ningún acto que emanara del poder invasor, el cuál a través de las armas, avanzaba en el país. El día 30 de noviembre de 1863, fue tomada la ciudad de Morelia, por lo que se trasladó el gobierno a la ciudad de Uruapan, estableciéndose ahí los poderes locales. 

En Michoacán, destacaron por su participación en la defensa de la soberanía nacional, el General Régules, Manuel García Pueblita, Vicente Rivapalacio, entre otros. Las poblaciones fueron violentamente dañadas, la de Zitácuaro por ejemplo, fue saqueada y quemada por los franceses. Entre muy pocos triunfos y grandes derrotas, los ejércitos republicanos lograron derrotar al enemigo, considerado en ese tiempo, el mejor ejército del mundo. El 5 de febrero de 1857, fueron derrotados los franceses en Zamora y días después fue desalojada la ciudad de Morelia, restituyéndose su carácter de capital del Estado, asimismo, se desconocieron las disposiciones y cambios territoriales, impuestos por el Imperio. 

Con el pronunciamiento del Plan de Tuxtepec, Porfirio Díaz llega al gobierno de la república, iniciando una dictadura militar. 

En Michoacán, el General Díaz, impone a Don Mariano Jiménez, el cual después de varios períodos, es sustituido por Aristeo Mercado, quien gobernó en 1891 y se reeligió en los períodos de 1896, 1900, 1904 y 1908. 

Para el año de 1907, nuevamente se reformó el territorio de Michoacán. Por Bando Presidencial, pasaron a formar parte del estado de Guerrero, los pueblos de Pungarabato y Zirándaro, quedando como límite natural el Río Balsas. 

Durante este período, se dio entrada de compañías y capitales extranjeros, que explotaron de manera irracional los productos naturales del estado y del país, principalmente materias primas de exportación, tales como minerales y maderas. Además, hubo despojos de tierras a los campesinos y se inició su concentración paulatina en manos de los hacendados. 

Para el año de 1908, Aristeo Mercado se reeligió por cuarta ocasión, por lo que un grupo de profesionistas liberales se organizó para apoyar la candidatura del Doctor Miguel Silva González, para gobernador del estado lo cual pudo llevarse a cabo en vísperas de las elecciones presidenciales de 1911. El movimiento revolucionario en Michoacán, fue iniciado el 10 de mayo de 1911, ante la proclama maderista por el entonces Subprefecto de Santa Clara del Cobre, el Señor Salvador Escalante, quien por estas fechas recorrió las poblaciones de Ario, Tacámbaro, Pátzcuaro y Morelia, sin encontrar mucha resistencia. El gobernador Aristeo Mendoza renuncio el 13 de septiembre, mientras Escalante se sumó a la candidatura de Miguel Silva , quien durante su campaña tuvo varios enfrentamientos con el partido católico encabezado por José Urgarte. Silva fue electo el 16 de septiembre de 1912, tomó posesión de su cargo y se retiró con licencia en mayo de 1913. 

La ofensiva revolucionaria después del asesinato de Madero y Pino Suárez, estuvo bajo el mando del General Gertrudis Sánchez, quien se constituyó en el primer gobernador revolucionario. Después de intensas campañas por el territorio michoacano, contra los federales a cargo del General Jesús Garza González, Sánchez entró a la ciudad de Morelia el 31 de julio de 1913 y asumió el cargo de gobernador hasta el año de 1915. Durante su gobierno, se ocuparon muchas propiedades que habían pertenecido al clero; se arreglaron los asuntos públicos en todos los ramos; y se crearon las secretarías de educación administración de bienes intervenidos y la de asuntos agrarios. Le sustituyó el General Elizondo, quien fue nombrado por Obregón en 1915 y duró hasta 1917. Fundó la Escuela Normal para Profesores y reformó las Leyes sobre educación. En su tiempo fueron electos los diputados para el Congreso Constituyente (entre ellos Mújica y Romero Flores). 

Sucedió en el gobierno a Elizondo, el General José Rentería Luviano, quien entregó el gobierno a Pascual Ortiz Rubio, el cual tomó el poder el 6 de agosto de 1917, hasta el año de 1920; dentro de su gobierno se fundó la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. 

Electo por votación popular, el 22 de diciembre de 1920, Francisco J. Mújica no contó con el apoyo federal, por lo que el senado declaró desaparecidos los poderes estatales, teniendo que retractarse, ante la evidencia del apoyo popular con que contaba Mújica. Cuando Obregón fue presidente, el conflicto se agravó más. Le reprochaban a Mújica que permitiera manifestaciones populares en las que se criticara al ejército y la autorización del periódico “El 123”, por ser de ideas socialistas. Mújica fue hostilizado y obligado a renunciar al gobierno local e incluso fue desaforado por Obregón. Durante su gobierno, las organizaciones obreras tuvieron también muchos enfrentamientos y fueron combatidos por las organizaciones religiosas, hasta llegar al asesinato en un acto público del joven líder obrero, Isaac Arriaga, en 1921. 

Después de la ocupación Huertista en el país, tomó el mando en la entidad Enrique Ramírez quien enfrentó la guerra cristera que se utilizó para frenar los repartos agrarios y la organización campesina. Los hacendarios y el partido católico en Michoacán, habían desatado el movimiento cristero desde 1926, al ser clausurados los Colegios Seminarios de Morelia y Zamora. 

En 1928, el 16 de septiembre, fue electo gobernador del estado el General Lázaro Cárdenas, al cual le tocó apaciguar la guerra cristera, canalizar la lucha agraria, tratar de desfanatizar la entidad reorganizar el gobierno a través del fortalecimiento de los ayuntamientos, repartir 400, 807 hectáreas a 24 mil ejidatarios y organizar la Confederación Revolucionaria de los Trabajadores. Gobernó la entidad hasta el año de 1932. 

Después de varias reformas, y durante el gobierno constitucional del Lic. David Franco Rodríguez, el Congreso de Michoacán de Ocampo reformó sustancialmente la constitución vigente, sancionada en la ciudad de Morelia el 31 de enero de 1918. Las substanciales modificaciones fueron firmadas por los Diputados Locales el 29 de diciembre de 1959. Con motivo de estas reformas, la Constitución de Michoacán actualmente consta de 165 artículos, conserva los 10 artículos transitorios de la decretada en 1918, y se divide en XI títulos. 

Personajes Ilustres
José Ma. Morelos y Pavón (1762-1815)
El Siervo de la Nación. Nació en la ciudad de Valladolid, hoy Morelia en su honor, el 30 de septiembre de 1762. Murió fusilado en San Cristóbal Ecatepec, Estado de México, el 22 de diciembre de 1815. 

Fue miembro de una familia muy humilde. Sus padres se llamaron Manuel Morelos y Juana Pavón. Fue su abuelo quien le enseñó las primeras letras. Su vocación sacerdotal se manifestó desde niño pero no fue sino hasta 1790, a la edad de 28 años, cuando inició su carrera eclesiástica en el colegio de San Nicolás, del cual era rector don Miguel Hidalgo. En 1798 terminó sus estudios religiosos y fue adscrito al curato de Churumuco. En 1810 fue enviado como párroco de Carácuaro, en donde se enteró de que su maestro don Miguel Hidalgo había iniciado la lucha por la Independencia de Nueva España. Meses después, se reunió con él en Charo y fue nombrado lugarteniente del ejército insurgente. Al despedirse, Miguel Hidalgo le dijo: “Estoy seguro que la llama que usted encienda en el sur, iluminará muchos caminos”. 

José María Morelos se dirigió al puerto de Acapulco con un pequeño ejército y en Tecpan se les unió la familia Galeana, Hermeregildo, José Antonio y sus hijos Luis y Pablo. Días después, al llegar a Chilpancingo, se unieron a las fuerzas insurgentes los hermanos Miguel y Leonardo Bravo. Ellos eran ricos hacendados y andaban huyendo, pues el ejército realista los acusaba de no ser fieles al gobierno virreinal. 

Con un poderoso ejército tomaron Chilpancingo, Tixtla e Izúcar, donde se les unió Mariano Matamoros. Después de ocupar Tenancingo finalmente llegaron a Cuautla. El Virrey Francisco Javier Venegas sabía de la peligrosidad de Morelos y de lo estratégico que resultaba Cuautla, pues era paso obligado para hacer llegar a la ciudad de México los víveres y armamentos procedentes de Acapulco, por lo que envió al Gral. Félix María Calleja a sitiar Cuautla. El Gral. Morelos resistió heroicamente 72 días, hasta que por falta de víveres y municiones decidió retirarse. 

En noviembre de 1812 tomó la ciudad de Oaxaca, y tres meses después el puerto de Acapulco. En septiembre de 1813 presentó en el Congreso de Chilpancingo su obra Sentimientos de la nación, en donde se proponía la igualdad humana y la inviolabilidad de los territorios. Días después fue designado Generalísimo y encargado del Poder Ejecutivo, por lo que escogió Valladolid como sede del gobierno insurgente. En 1815 fue capturado en Texmalaca y poco después fusilado en Ecatepec, México. 

José Sixto Verduzco (1760-1830)

Nació en Zamora, Mich. , en 1760. Murió en México hacia 1830. 

Hizo la carrera sacerdotal en el Colegio de San Nicolás de Obispo y en el Seminario Conciliar de Valladolid; se tituló Doctor en la Real y Pontificia Universidad de México. Junto con Ignacio López Rayón, acordó formar la Junta de Zitácuaro, a semejanza de la que habían formado los españoles contra los franceses. Esa misma junta le encargó la organización de Michoacán. En 1813, con un considerable ejército, intentó tomar Valladolid, siendo derrotado este hecho, desunió a los miembros de la Junta, ante lo cual Morelos promovió un Congreso Nacional que inició labores en Chilpancingo (1813). 

Verduzco representó a Michoacán y fue nombrado miembro de la Asamblea, con ese carácter participó hasta que se firmó la Constitución de Apatzingán de octubre de 1814. De 1818 a 1820, permaneció preso. Indultado, prometió no volver a tomar las armas. Después de consumada la Independencia profesó y ejerció puestos en San Luis Potosí. 

Francisco López Rayón (1772-1815)

Nació en Tlalpujahua, Mich. en 1782. Llevado a Ixtlahuacan muere fusilado en diciembre de 1815. 

Insurgente y luchador por la Independencia. En 1810 se unió a Hidalgo. Participó en las batallas de Montes de las Cruces, Aculco y Calderón, y en Zacatecas se apoderó del Cerro de la Bufa. De nuevo en Michoacán, fortificó el campo de Gallo, pero fue aprehendido por el realista Aguirre en diciembre de 1815, llevado a Ixtlahuacán y pasado por las armas. 

Josefa Ortiz de Domínguez (La Corregidora) (1768-1829). 

Nació en 1768 en Valladolid, hoy Morelia, Estado de Michoacán. Murió en la ciudad de México el 2 de marzo de 1829. Fue la primera heroína de la Independencia de México. Es conocida como la Corregidora, título honorífico que se le dio por haber sido esposa del corregidor de Querétaro, Don Miguel Domínguez. Doña Josefa Ortiz de Domínguez se distinguió por su carácter enérgico, al mismo tiempo que fue generosa y caritativa con los oprimidos. Su simpatía por la causa independiente la puso de manifiesto cuando convenció a su esposo para que prestaran su casa, con el fin de que allí se celebraran las juntas de los conspiradores, las cuales disfrazaban como veladas literarias y en las que se reunían, entre otros, don Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo. 

El objetivo era estallar el movimiento insurgente el primero de octubre de 1810, pero 15 días antes Joaquín Arias delató la conspiración, por lo que doña Josefa se apresuró a comunicar tal noticia a Ignacio Allende, para ello envió a Ignacio Pérez a San Miguel el Grande, con lo que dio inicio la primera gesta libertaria de América Latina. 

Durante los siguientes tres años consagró sus esfuerzos a la difusión de la causa insurgente; esto motivó que Fernando Romero la acusara ante el virrey por sus actividades antihispánicas, por lo que fue detenida y enviada al convento de Santa Teresa, hasta que en 1817 el nuevo virrey, don Juan Ruiz de Apodaca, ordenó su libertad. 

Ignacio López Rayón (1773-1832)

El defensor de Zitácuaro. 

Nació en Tlalpujahua, Mich. , en 1773. Murió en la ciudad de México o en Guadalajara el 2 de febrero de 1832. 

Hijo de la insigne patriota Doña Rafaela López Aguado de Rayón, Ignacio López Rayón estudió el bachillerato en el colegio de San Nicolás de Valladolid, hoy Morelia. En 1796 se graduó como abogado en el colegio de San Idelfonso de la ciudad de México y regresó a su tierra natal para dedicarse a las labores mineras. En 1810 se incorporó al movimiento insurgente y fue Secretario Particular de Hidalgo a partir del 23 de octubre de ese mismo año. Participó en las batallas de Aculco y Puente de Calderón. Se le designó Secretario de Estado y de Despacho en el Gobierno que se formó en Guadalajara. Hizo grandes esfuerzos por establecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos de América. El 16 de marzo de 1811, estando en Saltillo, fue nombrado jefe supremo del ejército insurgente, mientras Hidalgo, Allende y otros caudillos intentaban salir del país. 

Cuando Hidalgo fue capturado en Acatita de Baján, López Rayón condujo su ejército a Zacatecas, ciudad que tomó después de varios combates. De Zacatecas se trasladó a Michoacán. Se estableció en Zitácuaro al que convirtió en una plaza fortificada. El 21 de agosto de 1811 creó y presidió la Junta Suprema Nacional Americana, mejor conocida como Junta de Zitácuaro. En enero de 1812 llevó a cabo una heroica defensa de la ciudad ante un poderoso ejército al mando de Félix María Calleja. En abril de 1813 prácticamente disolvió la Junta por sus diferencias con Liceaga. 

Fue nombrado diputado por Guadalajara al Congreso Nacional Constituyente convocado por Morelos y celebrado en Chilpancingo. López Rayón proporcionó las bases para la elaboración de la Constitución de Apatzingán. Se hizo cargo del Gobierno de Oaxaca hasta abril de 1814, cuando tuvo que abandonar la ciudad por la proximidad de las tropas coloniales. Ya en Michoacán, resistió a los realistas en el cerro de Cóporo, de julio de 1816 a enero de 1817. En vano intentó ser reconocido como jefe supremo de los ejércitos insurgentes y terminó por revelarse contra la junta de Jaujilla. Fue aprehendido por Nicolás Bravo el 9 de febrero de 1817 y encerrado en Patambo. En diciembre de ese mismo año lo capturaron tropas españolas y lo llevaron a la ciudad de México. Se le condenó a muerte pero su fusilamiento se postergó. Fue designado intendente de San Luis Potosí en 1823; diputado al Congreso en 1823 y 1824; comandante militar de Jalisco en 1825, y magistrado del Supremo Tribunal de Guerra en 1832. 

Pascual Ortiz Rubio (1877-1963)

Nació el 10 de marzo de 1877 en la ciudad de Morelia, Mich. Murió en 1963 en la ciudad de México. Estudió en el colegio de San Nicolás de Hidalgo, en Morelia, hasta el nivel preparatoria. Posteriormente ingresó en la Escuela Nacional de Ingenieros de la ciudad de México, donde obtuvo el título de ingeniero topógrafo en 1902. 

Se incorporó al movimiento revolucionario bajo las órdenes de Venustiano Carranza, iniciando así una brillante carrera militar que supo combinar con el ejercicio de su profesión. 

Su carrera política empezó cuando fue electo diputado local y en 1917 gobernador de su estado natal, en cuyo cargo llevó a cabo una gestión de beneficio y progreso para sus coterráneos. 

En 1920 Alvaro Obregón lo nombró Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, pero al poco tiempo renunció por diferencias con el gabinete obregonista y viajó a Europa. Este hecho fortuito marca el desarrollo de una destacada labor diplomática como embajador de México en Alemania y posteriormente en Brasil. 

En 1929 en reñidas elecciones ganó la Presidencia de la República a José Vasconcelos. Tomó posesión de la primera magistratura el 5 de febrero de 1930 y renunció a dicho cargo el 4 de septiembre de 1932. 

Su gestión aunque corta, fue importante, pues entre otras cosas reconoció a la República española, aceptó el ingreso de México a la Liga de las Naciones, recuperó para el país numerosos predios y construcciones que se encontraban en poder de la Iglesia, ratificó la libertad de cultos y durante su mandato se precisaron los límites políticos de las entidades de las penínsulas de Yucatán y Baja California. 

En materia educativa fundó numerosas escuelas rurales y también amplió la red telefónica del país; concluyó diversas obras hidráulicas y la carretera DF-Nuevo Laredo. 

Agustín de Iturbide (1783-1824)

Nació en Valladolid (hoy Morelia) en 1783. Fue ejecutado el 19 de julio de 1824 en Padilla, Tamaulipas. Sirvió al ejército realista hasta 1821, en que junto con Vicente Guerrero, proclamó el Plan de Iguala, que culminó con su entrada a México al frente del Ejército Trigarante el 27 de septiembre de 1821. El 18 de mayo de 1822 se proclamó Emperador y fue coronado el día 21. Iturbide disolvió el Congreso y Santa Anna exigió su reinstalación mediante el Plan de Casa Mata. Iturbide tuvo que abdicar ante el Congreso el 19 de marzo de 1823 y salió de México. El 14 de julio de 1824 desembarcó en Soto la Marina, Tamps. , pero el día 19 fue aprehendido y ejecutado. 

José María Cabadas (1795-1844)

Nació en Zamora, Mich. , en 1795. Murió siendo canónigo de la catedral de Morelia, Mich. en 1844. 

Siendo cura de La Piedad, construyó en 20 meses con ayuda de los vecinos, el puente de mampostería sobre el Río Lerma (1832), el mejor del virreinato. La ciudad, en honor suyo, se llama ahora La Piedad de Cabadas. También es obra suya la Parroquia de Zamora (hoy catedral), empezada en 1838. Fue él quien introdujo los pararrayos en Guadalajara. 

Eduardo Ruiz (1839-1907)

Nació en Paracho, Mich. , en 1839. Murió en Uruapan, Mich. , en 1907. Abogado y escribano público. Realizó sus estudios preparatorios y los profesionales de escribano público y abogado, en el Colegio de San Nicolás de Hidalgo. Fue Secretario Particular del General Vicente Riva Palacio y del Lic. Justo Mendoza, Gobernador de Michoacán. 

Posteriormente fue Juez de Letras en Uruapan, Mich. , y después Procurador General de la nación y Ministro de la Suprema Corte de Justicia. Las obras más importantes que publicó como historiador: “Historia de la Guerra de Intervención en Michoacán”, y “Paisajes, Tradiciones y Leyendas”. 

Marcos Jiménez A. (1882-1944)

Nació en Tacámbaro, Mich. , en 1882. Murió en Pátzcuaro, Mich. en 1944. 

Músico. Realizó sus estudios en el Colegio de San Nicolás y en el Seminario Conciliar de Morelia. En 1907 se trasladó a la ciudad de México, donde fundó la sección de música en Revista de Revistas, colaboró en El Imparcial, administró La Tribuna y en 1917 al fundarse Excélsior, además de redactor, fungió como Jefe del Archivo. Es el autor de las canciones “La Borrachita”, “Alborada”, “Acércate a tu Ventana”, ”Dulce Recuerdo” y “Serenata Azul”. Se inmortalizó con “Adiós Mariquita Linda”. 

Francisco J. Múgica (1884-1954)

Nació en Tinguindín, Mich. , en 1884. Murió en la ciudad de México en 1954. 

Revolucionario y Constituyente. En 1906, siendo Receptor de Rentas en Chavinda, se dedicó al periodismo de combate. Fue luego a Estados Unidos, donde sirvió a la Junta Revolucionaria de 1910. A la muerte de Madero se unió al movimiento armado en las filas constitucionalistas. En 1913, junto con Lucio Blanco, tomó parte en el primer reparto agrario en la Hacienda de los Borregos; firmó el Plan de Guadalupe. En 1916 fue Gobernador y Comandante Militar en Tabasco; Diputado Constituyente; el artículo III Constitucional, es obra suya; él lo transforma en un plan maestro de la obra educativa nacionalista y republicana, él fue el hombre de la vanguardia en el Congreso Constituyente de Querétaro (1917), Gobernador de Michoacán (1920-1922), Secretario de Economía con el Gral. Cárdenas (1934-1935), Secretario de Obras Públicas (1935-1939) y Comandante Militar del Territorio de Baja California Sur (1941-1945). Escribió “Hechos no Palabras”. 

Jesús Romero Flores (1885-1986)

Nació en La Piedad de Cabadas, Mich. Murió en 1986. Constituyente y escritor. Se recibió de Profesor en el Colegio Nacional de San Nicolás de Hidalgo. En 1916 fue electo Diputado al Congreso Constituyente de Querétaro; en 1935-1945 fue Jefe del Departamento de Historia del Museo Nacional. En 1972 recibió la medalla “Maestro Altamirano” por sus cincuenta años de labor docente; en 1951 es nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidad Michoacana; en 1955 fue miembro del Senado de la República. Entre sus obras más destacadas se encuentran: “Geografía del Estado de Michoacán”, “El Porfirismo en Zacatecas”, “Historia de Michoacán”; “El Plan de Ayutla”; “Comentarios a la Historia de México”; “Banderas Históricas Mexicanas”; “Michoacán en la Revolución”; “Lázaro Cárdenas, Biografía de un Gran Mexicano” y “La Reforma Escolar en Michoacán”. 

Isaac Arriaga (1890-1921)

Nació en Puruándiro, Mich. , en 1890. Murió en Morelia en 1921. 

Revolucionario nicolaita. Inició sus estudios médicos en la Facultad de Medicina, no los concluyó porque con las armas en la mano se lanzó a la Revolución, fue muy estimado por los jefes que operaron en Michoacán, hizo una labor destacada especialmente en favor de las leyes obreras y agrarias, Fue jefe del Departamento Agrario del Estado de Michoacán. 

Ignacio Chávez Sánchez (1897-1979)

Nació el 31 de enero de 1897 en Zirándaro, Mich. Murió en la ciudad de México en 1979. 

Estudió en el colegio de San Nicolás de Hidalgo, donde se distinguió por su inteligencia, en la Escuela de Medicina de Morelia y en la Universidad Nacional, donde obtuvo el título de médico cirujano en 1920 e hizo cursos de posgrado en Europa. 

Realizó un exhaustiva y productiva labor en el campo de la medicina, la investigación y la enseñanza; fue rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (1920-1921), fundó el servicio de cardiología en el Hospital General de México (1924), fundó y dirigió la revista Archivos Latinoamericanos de Cardiología y Hematología (1930-1943), fue director de la Facultad de Medicina de la UNAM (1936-1939), creó el Instituto Nacional de Cardiología que dirigió en dos periodos (1944-1961 y 1976-1979), presidente de la Sociedad Interamericana de Cardiología (1946, miembro de los comités consultivos de la Organización Mundial de la Salud (1955) y de la Organización de Estados Americanos (1958-1966), vicepresidente (1958-1962) y presidente honorario vitalicio (a partir de 1962) de la Sociedad Internacional de Cardiología, rector de la UNAM (1961-1966). 

Impartió cursos y conferencias en el país y el extranjero; publicó artículos y conferencias sobre temas médicos. Es autor, entre otras obras, de: Lecciones de Clínica Cardiológica (1931), Enfermedades del Corazón, Cirugía y Embarazo (1945), México en la Cultura Médica (1947). 

Fue miembro de diferentes sociedades científicas, como la Academia Nacional de Ciencias “Antonio Alzate”, Ateneo de Ciencias y Artes de México, la Academia Nacional de Medicina, de la Sociedad Mexicana de Medicina Interna y de la Asociación Nacional de Protección a la Infancia. 

Fue Doctor Honoris Causa por 95 universidades del mundo. Laureado con incontables condecoraciones y preseas, de las cuales destaca la Orden Nacional de la Legión de Honor (Francia 1933-1951-1966), el Premio de Ciencias “Manuel Avila Camacho” (1945), la medalla al Mérito Civil de la ciudad de México (1945), la condecoración del generalísimo Morelos (1954), LA MEDALLA DE ORO “EDUARDO LICEAGA” (1960), el Premio Nacional de Ciencias (1961), la medalla de oro del American College of Physicians (1963 y la medalla “Belisario Domínguez” (1975). 

Samuel Ramos Magaña (1897-1959)

Nació en Zitácuaro, Mich. en 1897. Murió en la ciudad de México en 1959. 

Filósofo y educador. Ingresó en el Colegio de San Nicolás en 1909. Cursó el primer y segundo año de Medicina en Morelia. En 1917 pasó a la ciudad de México donde llevó el tercero en la Escuela Médico Militar. Se especializó en La Sorbona, en el Colegio de Francia y en la Universidad de Roma. A su regreso, continuó sus labores docentes y fue jefe de Extensión Universitaria, director de Cooperación Intelectual y Oficial Mayor de la Secretaría de Educación Pública; entre sus obras destacan: “Hipótesis”; “20 Años de Educación en México”; “El Caso Stravinsky”; “El Perfil del Hombre y la Cultura en México”; “Hacia un Nuevo Humanismo”; “Historia de la Filosofía en México; “Filosofía de la Vida Artística”. 

Alfredo Zalce (1908-    )

Nació en Pátzcuaro, Mich. , en 1908. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes (antigua Academia de San Carlos) en la ciudad de México, miembro activo de la LEAR (Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios) y del TGP (Taller de la Gráfica Popular); compañero de Leopoldo Méndez, Pablo O’Higgins, Ignacio Aguirre. Maestro de las misiones culturales en los años 30’s. Al volver a Michoacán fue Director de la Escuela Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Su creatividad y su exquisita sensibilidad, lo han hecho destacarse como maestro y excelente artista; ha incursionado en: el grabado, la pintura de caballete, la escultura, la cerámica, orfebrería, modelado, frescos, murales y bajo relieves. Sobresalen sus murales en los Talleres Gráficos de la Nación de la ciudad de México; en el Museo Regional Michoacano y Palacio de Gobierno en Morelia. Su labor docente y artística es un legado invaluable a la cultura mexicana. 

Miguel Bernal Jiménez (1910-1956)

Nació en Morelia, Mich. , en 1910. Murió en León, Gto. en 1956, mientras impartía cátedra. A los 7 años de edad ingresó en el Colegio de Infantes, institución que más tarde vino a llamarse Escuela Superior de Música Sacra. En 1941 fundó en la capital michoacana la Sociedad de Amigos de la Música y la revista Schola Cantorum, que aún subsiste (1974). Dirigió así mismo el Orfeón Pío X y creó el Conservatorio de Las Rosas y el Grupo de los Niños Cantores de Morelia. Formó entre otros a Jesús Carreño, Celso Chávez Mendoza, Alfonso Vega Núñez y Luis Berber, y dio lecciones en la Escuela Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana y en otros planteles de León, Gto. y en Nueva Orleans. 

Como compositor, dejó una copiosísima obra de música sacra: misas, himnos, un extraordinario Te deum jubilar y un excelente salmo. Entre la música profana destacan su ópera “Tata Vasco”, sus sinfonías “México e Hidalgo” (compuesta ésta última a petición de la Universidad Michoacana); las suites sinfónicas “Tres Cartas de México”, “Noche en Morelia”, “Tres Galanes de Juana”, “El Cojo” y “Cuarteto Virreinal”; y el concertino para órgano y orquesta. Fue también autor de varios libros de texto, entre otros un “Tratado de Armonía”. 

Realizó el hallazgo del archivo musical de Las Rosas, formado por música colonial del primer Conservatorio de América, del que dio cuenta en el Archivo Musical del Colegio de Santa María de Valladolid, publicado por la Universidad Michoacana en 1939. 

Recibió en vida condecoraciones y premios y su ciudad natal lo honró en la presea “Generalísimo Morelos”. 

Alfonso García Robles (1911-    )

Nació en Zamora, Mich. , en 1911. 

Diplomático. Inició la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México y la terminó en la Universidad de París, con especialización en Derecho Internacional (1936); obtuvo también el diploma de la Academia de Derecho de la Haya (1938). Ingresó al servicio exterior mexicano en 1939, ha sido Embajador de México en Brasil, Representante Permanente de México ante las Naciones Unidad, Delegado de México en más de 100 conferencias internacionales e interamericanas, Presidente de la Delegación de México a la conferencia del Comité de Desarme, con sede en Ginebra (1967 a la fecha), Secretario de Relaciones Exteriores (1975-1976). Ha publicado más de 20 libros, entre los que destacan: “México en la Postguerra” (1944), “Política Internacional de México” (1946), “Mésures de Désarmement Dans des Sones Pariticulieres” (1971). El Comité Novel de Oslo, eligió a Alfonso García Robles acreedor al Premio Novel de la Paz (1987, mismo que compartió con Alva Myrdal, de Suecia. 

Santiago Tapia (1820-1866)

Nació en Aguililla, Mich. , en 1820. Cuando se inició la Revolución de Ayutla, Santiago Tapia se levantó en armas al lado de los generales Epitacio Huerta, Pueblita y Santos Degollado; fue nombrado Gobernador de Michoacán por el Presidente Juárez y más tarde Comandante Militar del Estado de Tamaulipas. 

Natalio Vázquez Pallares (1913-1981)

Nació en Coalcomán, Mich. , en 1913. Murió en la ciudad de México en 1981. Político y abogado. Fundador de la Federación de Estudiantes Socialistas de Occidente (FESO) en 1935, creador de la Ley Orgánica de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. En 1939 es nombrado Rector de la Universidad Michoacana, Diputado Federal (1949-1952), fue Senador de la República (1958-1964) y embajador de México en Yugoslavia entre sus cargos mas importantes. 

Epitacio Huerta (1827-1904)

Nació en la Hacienda de Tinguitiro, Coeneo, Mich. en 1827. Murió en 1904 en Chucándiro, Mich. Se adhirió al Plan de Ayutla, hizo brillante campaña en Jalisco y Michoacán. En 1855 tomó Pátzcuaro y Morelia y asumió al cargo de Gobernador y comandante militar de su estado natal. Participó en la Guerra de Tres Años contra la intervención francesa. Fue Inspector General del Ejército de Oriente y combatió en Puebla, al lado de González Ortega. Fue comandante militar del Estado de Sonora (1877-1878) y alcanzó los máximos honores en el ejército. 

Homero Aridjis (1940-   )

Nació en Contepec en 1940. Desde los 20 años se dio a conocer como poeta en revistas literarias y suplementos culturales, entre ellos: “Cuadernos del Viento” “Pájaro Cascabel”, “El Corno Emplumado” y “México en la Cultura”. Ha publicado los siguientes libros de poesía: “Los Ojos Desdoblados (1960), “La Difícil Ceremonia” (1963), “Antes del Reino” (1963), “Mirándola Dormir (1964, 2a. de. 1971), “Perséfone” (1967), “Navegaciones” (1969) y “Los Espacios Azules” (1969). Tiene también en relato “La Tumba de Filidos” (1961), y dos novelas autobiográficas, “El Poeta Niño” (1971) y “El Encantador Solitario” (1972). 

José Rubén Romero (1890-1952)

Nació en Cotija de la Paz, Mich. , en 1890. Murió en la ciudad de México en 1952. En Sahuayo, dio a las prensas su primer cuaderno de poemas: “Fantasías” (1908). En Tacámbaro publicó el libro “La Musa Heróica” (1912), que lo acreditó como inspirado poeta provinciano. Junto con Melesio, tomó parte en el levantamiento armado en favor de la Revolución. Emigró a Morelia y el Ing. Pascual Ortíz Rubio, Gobernador del Estado, lo nombró Secretario Particular y más tarde su representante en la ciudad de México. Ingresó a la Secretaría de Relaciones Exteriores, primero como Jefe del Departamento de Publicidad y luego del Administrativo. En 1930 el Presidente Ortiz Rubio lo nombró Cónsul General en Barcelona. Allá surgió su primer libro en prosa: “Apuntes de un Lugareño” (1932). De regreso a México en 1933, fue director del Registro Civil en la capital, en tanto aumentaba su fama literaria con “Desandado” (1934), “El Pueblo Inocente” (1935), “Mi Caballo, mi Perro y mi Rifle” (1936), “Versos Viejos” que agrupó gran parte de su producción juvenil y marchó a Río de Janeiro como Embajador en Brasil, donde escribió “La Vida Inútil de Pito Pérez”

Anastacio Bustamante (1780-1853)

Nació el 17 de julio de 1780 en Jiquilpan, Mich. Murió en 1853 en San Miguel Allende, Gto. Fue Presidente de México en tres periodos difíciles, pues el país apenas se estaba conformando como república. Hijo de padres españoles dedicados al comercio, a la edad de 15 años ingresó al Seminario de Guadalajara, después estudió la carrera de medicina en la ciudad de México. Al terminar se estableció en la ciudad de San Luis Potosí y ejerció su profesión en el hospital de San Juan de Dios. 

Por influencia del Gral. Félix María Calleja, al iniciarse el movimiento de Independencia participó en las filas del ejército realista, en donde llegó a ser capitán. En 1821 se adhirió al Plan de Iguala y fue colaborador de Agustín de Iturbide quien lo nombro mariscal de campo y capitán general de las provincias de oriente y occidente. 

En 1829 fue electo vicepresidente, con Vicente Guerrero como presidente. Al año siguiente se levantó contra Guerrero, proclamó el Plan de Jalapa y lo derrocó. Subió a la Presidencia del primero de enero de 1830 ala 14 de agosto de 1832, periodo en que ocurrieron sublevaciones en diversos lugares del país y él mismo salió a combatir; fue derrotado por tropas de Antonio López de Santa Ana en Puebla. Embarcó junto con su familia a Europa, de donde regresó en 1836. 

A su regreso, el Congreso lo eligió Presidente de la República. En su toma de posesión, el 19 de abril de 1837, declaró que se dedicaría al servicio de la patria y a observar el estricto cumplimiento de las leyes. En este periodo presidencial sucedió la Guerra de los Pasteles, en la cual Francia exigía a México 600 mil pesos como pago por los daños causados a sus nacionales. En esta revuelta salió a combatir en Tampico, y el 18 de marzo de 1839 entregó la presidencia interinamente al Gral. Santa Anna. 

Reasumió la presidencia el 19 de julio de 1839. En esta etapa, Yucatán se sublevó en busca de su independencia. Mientras, en Veracruz el Gral. Santa Anna encabezaba una rebelión y en Guadalajara el Gral. Mariano Paredes se pronunciaba por una nueva constitución. Para lograr el orden, entró en negociaciones con Santa Anna y Paredes, se firmó el Plan de Tacubaya, donde se declararon anulados los poderes y se convocó a un Congreso Constituyente. Dejó el poder el 22 de septiembre de 1841, y embarcó nuevamente rumbo a Europa. 

Lázaro Cárdenas del Río (1895-1970)

Tata Lázaro. Nació en Jiquilpan, Mich. , en 1895. Murió en la ciudad de México en 1970. Estudió la educación primaria en su ciudad natal y al mismo tiempo trabajó como aprendiz en una imprenta. En el año de 1913 los revolucionarios ocuparon Jiquilpan y le ordenaron que imprimiera un manifiesto que más tarde cayó en manos de los federales, mismos que destruyeron el taller y persiguieron al joven Cárdenas, que decidió huir para incorporarse al a Revolución bajo las órdenes del Gral. Obregón. 

En 1915 emprendió una campaña en el norte del país contra los villistas y sofocó la sublevación de los indios yaquis, hechos que le valieron la simpatía del Gral. Plutarco Elías Calles. Tiempo más tarde, después de su valiosa acción de detener al asesino de Venustiano Carranza en 1920, el entonces Presidente de México, Adolfo de la Huerta, lo nombró Gobernador Interino de Michoacán. Dicho cargo lo ocupó por tres meses en esa ocasión y después por el periodo de 1928 a 1932, llevando a cabo numerosas obras de beneficio social en la entidad. 

Resultó electo Presidente de la República para el sexenio 1936-1940 y no quiso vivir en la casa residencial de Chapultepec, por lo que mandó acondicionar un gran predio por el barrio de Chivatito, en donde fueron plantados numerosos pinos y oyameles, por lo que desde ese entonces la casa presidencial se conoce como Los Pinos. 

Se ocupó de desarrollar un plan en favor de las clases obrera y campesina, hecho que contrarió a la iniciativa privada del país y a muchos de sus colaboradores, por lo que en un acto de energía les pidió la renuncia a todo su gabinete, sacudiéndose con ello el tutelaje e influencia de Plutarco Elías Calles. 

Con ello el Gral. Lázaro Cárdenas inició una etapa de transformación en el país, destacando la expropiación petrolera en 1938, la nacionalización de los ferrocarriles y la creación de la Confederación de Trabajadores de México. 

En materia educativa apoyó la creación de escuelas primarias e instituciones de educación científica, como el Instituto Politécnico Nacional, la Escuela Nacional de Educación Física, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Departamento de Asuntos Indígenas. 

Carlos Galvez Betancourt (1921-1990)

Nació en Jiquilpan, Mich. , el 14 de febrero de 1921. Murió en la ciudad de México en la ciudad de México el 28 de febrero de 1990. Cursó la carrera de abogado en la Universidad Nacional Autónoma de México de 1940 a 1945, al mismo tiempo trabajó en la Casa de Moneda y en la Dirección del Impuesto sobre la Renta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Se dedicó al servicio profesional como abogado hasta 1948. Reingresó al servicio público como Jefe del Departamento de Ejercicio Profesional e Investigaciones de la Secretaría de Educación Pública; posteriormente fue Subdirector General de Profesiones. Fue autor de un texto de lógica entre otras obras. En el año de 1957 ingresó en la Secretaría de Gobernación, desempeñando cargos de Subjefe del Departamento de Migración, Subdirector General de Gobierno, Director General de Asuntos Jurídicos y Oficial Mayor, puesto que desempeñaba al ser postulado en 1968 como candidato del Partido Revolucionario Institucional a Gobernador de Michoacán. Durante su gestión tuvo especial preocupación sobre el mejoramiento y actualización de la Administración Pública y Financiera del Gobierno del Estado. A partir del 1o. de diciembre de 1971 fue designado Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social. Fue precandidato a la Presidencia de la República. Se le reconocieron a Don Carlos grandes dotes de maestro y amigo. 

Melchor Ocampo (1814-1861)

Creador de la Ley sobre matrimonio civil. Nació el 6 de enero de 1814 en la hacienda de Pateo, en el estado de Michoacán. Murió el 3 de junio de 1861, en Tepejí del Río, Estado de México. En Tlalpujahua, realizó los primeros; después se dirigió a Maravatío, en donde continuó sus estudios con el padre José Ignacio Imitola. En 1824, estudió el bachillerato en el Colegio Seminario de Valladolid (hoy Morelia). Estudió en la Universidad de México y en 1833 recibió el título de abogado. En 1840 se embarcó rumbo a Europa. En su viaje se dedicó a recopilar información acerca de la cultura de aquellos países y escribió el libro Viaje de un mexicano a Europa. A finales de 1841 regresó a México e inició su carreta política, al ser electo diputado al congreso de la Unión, en donde se declaró en favor del federalismo. 

Se desempeñó como Gobernador de Michoacán de 1846 a 1848. Durante su gubernatura organizó un ejército para combatir contra los estadounidenses y propuso al gobierno federal la formación de guerrillas de resistencia. Su propuesta fue rechazada, por lo que renuncio a su cargo el 13 de marzo. 

En el régimen presidencial de Mariano Arista ocupó los puestos de senador y Secretario de Hacienda. Durante 1851 se convirtió en uno de los primeros reformadores al presentar al Congreso una ley de reforma de la Iglesia; acto que provocó polémica entre los representantes eclesiásticos y los liberales. Los liberales michoacanos lo llevaron al Gobierno del Estado en 1851, puesto al que renuncio en 1852 al asumir a la Presidencia de la República Santa Anna, quien lo desterró del país. 

Se dirigió a La Habana y luego a Nueva Orleans; ahí conoció a Juárez y Ponciano Arriaga. Junto con ellos formó la Junta Revolucionaria para derrocar al dictador Santa Anna. Al triunfo de la Reforma regresó a México y colaboró con el gobierno del presidente interino Juan Alvarez, y luego con el gobierno de Benito Juárez. Participó en la redacción de las Leyes de Reforma, en las cuales propuso el establecimiento del matrimonio civil. En 1861 renunció a la vida política y se retiró a la vida privada. En su hacienda fue aprehendido sin orden de causa para luego ser fusilado. 

Cronología de Hechos Históricos

AÑO  ACONTECIMIENTO
800 a 

1520 d.C. 

La formación del Estado Tarasco, se cree fue obra de siete generaciones y se calcula que duro dos siglos (1201-1400 D.C.), época de peregrinaciones en la cual se carece de un territorio fijo, mudando la capital del señorío de un lugar a otro hasta asentarla en Pátzcuaro, donde obtiene la hegemonía entre los señoríos de su misma lengua y los reducen a tres: Pátzcuaro, Ihuatzio y Tzintzuntzan. De 1401 a 1450 se inician las conquistas de los purhépechas sobre los pueblos de diferente lengua y cultura, iniciando así el desarrollo político-militar del imperio de Michoacán, similar al imperio mexica al cual vencieron en varias ocasiones. 
1520 Debido a la rivalidad política entre los mexicas y los tarascos, el Cazonzi Zuanga niega a las embajadas de Cuitláhuac el auxilio demandado por los mexicas para luchar contra los españoles que ya preparaban el sitio y toma de Tenochtitlán. Poco después de la muerte del viejo Cazonzi Zuanga a causa de la viruela, se presento ante los tarascos una nueva embajada de diez mexicas para solicitar nuevamente su auxilio, pero estos fueron sacrificados “para que fueran con su mensaje al Cazonzi muerto”. 
1521 Se dan las primeras incursiones de los españoles a Michoacán. 
1522 Producto del inicio de relaciones formales con los Españoles se da la expedición de Cristóbal de Olid a Michoacán, donde se concreta la visita de Tanganxoán a Cortes. A los cuatro días regreso Tanganxoán a Michoacán con su aceptación del dominio español, que implico la exceptuación de todos los señores del Imperio, el cual empezó a ser repartido entre los encomenderos. Aparentemente Tanganxoán conservó el poder sobre sus súbditos. 
1527 Llegan a Michoacán los primeros frailes franciscanos, invitados por el Cazonzi Tanganxoán Tzintzicha. Como guardián fue enviado a Tzintzuntzan Fray Martín de Chávez o de la Coruña. 
1528 Llega una segunda expedición para someter a los purhépechas, dirigida ésta por Juan de Ortega. Nuño de Guzmán, Presidente de la Primera Audiencia, llama al Cazonzi Tanganxoán a la capital con el pretexto de que le ayudase a preparar una expedición contra dos pueblos (Teoculuacán y Ciuatlán) y sin motivo lo mantuvo preso durante 180 días, forzándolo a que le entregara oro y plata. 
1529 Nuño de Guzmán sale a la reconquista de Michoacán, en donde continuaba el descontento contra los encomenderos. 
1532 Se elige como corregidor de Michoacán a Cristóbal Venavente. La 2A. Audiencia nombra a Don Vasco de Quiroga Visitador del Reino Tarasco. 
1533  La desesperada situación de los indígenas, sufre un cambio con la llegada del oidor Don Vasco a Michoacán, de acuerdo con la ordenanza real enviada a la Audiencia por la Reina el 20 de abril de 1533. De manera asombrosa Vasco de Quiroga, obtuvo de los indios, en unos cuantos días lo que no se había logrado en varios años, se multiplicaban en la región las edificaciones de conventos franciscanos. 
1534  Carlos V, por medio de la cédula de Toledo, de 20 de Febrero ordena a la Segunda Audiencia, señalar los limites, mojones y distritos del obispado de Michoacán, junto con los de Guajaca y Guazacualco. 
1537  A petición del Virrey Don Antonio de Mendoza, llegan a Michoacán los frailes agustinos para evangelizar la Tierra Caliente, siendo designados para tal efecto Fray Juan de San Roman y Fray Diego de Chávez, quienes fundaron el convento de Tiripetío. 
1538  Vasco de Quiroga toma posesión de su sede el 6 de agosto, en la iglesia de San Francisco del barrio de Tzintzuntzan, pero sin atribuir derecho alguno a dicha iglesia; al día siguiente, con consentimiento del gobernador y principales, puso por titular a la catedral de El Salvador, ubicado en el barrio de Pátzcuaro. Pátzcuaro es fundada como “Ciudad de Mechuacán”. 
1540  Don Vasco de Quiroga, funda en Pátzcuaro el Colegio de San Nicolás, con el fin de instruir al pueblo y formar operarios que le ayudarán en su incomparable labor humanística. 
1541  Por orden del Virrey Don Antonio de Mendoza y según cédula real de Valladolid del 23 de octubre de 1537, se funda el miércoles 18 de mayo la ciudad de Valladolid, siendo los encargados de la ceremonia de fundación Luis de León Romano, Juan de Alvarado y Juan de Villaseñor, encomenderos de la región. 
1573  Debido a la petición hecha por Felipe II a Francisco de Borja, General de los Jesuitas, éstos llegan a la Nueva España y fundan en Pátzcuaro su casa en 1573, al mando de Juan Curie y Juan Sánchez Vaquero. Los Jesuitas tuvieron seis colegios en Michoacán, en los cuales había escuelas de primeras letras. 
1575  Por orden del Virrey Enríquez, la justicia y el ayuntamiento, que residían en la “Ciudad de Mechoacan” (Pátzcuaro) son trasladados a Valladolid. 
1580  El tercer obispo de Michoacán, Juan de Medina Rincón, traslado a valladolid la sede episcopal, que residía en Pátzcuaro desde 1538. Como la sede episcopal se traslada también el Colegio de San Nicolás y Valladolid se transforma en el centro político, religioso e intelectual del antiguo reino de Michoacán. 
1602  Se erige la Provincia de San Nicolás de Tolentino, debido a que en Michoacán había más de 20 conventos que no podían se gobernados por provinciales de México. 
1643  La población indígena de la región disminuye en casi un 50% debido a las pestes (el tifo), la mala alimentación y el exceso de trabajo, al que eran sometidos los indígenas por parte de españoles y criollos. 
1660  Se inician las obras de la construcción de la catedral de Valladolid, obra máxima del barroco, en su modalidad de barroco tableredo, siguiendo el diseño del arquitecto italiano Vicente Barroso de la Escayola. La grandiosa construcción fue iniciada por el obispo Marcos Ramírez del Prado, por orden del Virrey duque de Alburquerque. 
Los jesuitas abandonan la regencia del Colegio de San Nicolás y empiezan la reconstrucción de la iglesia y Colegio de San Francisco Javier, donde se impartían las cátedras de gramática, retórica y filosofía.
1663  Llega a la Provincia la orden de los dieguinos, quienes trabajaron en la obra apostólica en Michoacán (Crónica de Fray Baltazar de Mena). La llegada a la región de las órdenes monásticas, así como la fundación de sus conventos, contribuyo a la formación de ilustres pensadores, grandes hombres y cronistas, como Diego Basalangue, Matías de Escobar, Agustín Perea, Miguel de Guevara, Francisco Alegre, etc. 
1707  Levantamiento de los Indios de Tlazazalca y La Piedad
1712  Llegan a Michoacán las órdenes de los oratorianos y juaninos para atender la educación y los hospitales. 
1743  El Obispo Matos Coronado, funda el primer colegio para señoritas en Valladolid (hoy Conservatorio de Las Rosas). 
1744  Se termina de construir la Catedral de Valladolid, siendo Obispo de Michoacán Francisco Matos Coronado. 
1767  Expulsión de los Jesuitas. El Rey Carlos III de España, ordena la expulsión de los Jesuitas de todos sus territorios; los Jesuitas residentes en Pátzcuaro y Valladolid, la abandonan como todos los demás el 23 de junio. La influencia de los Jesuitas fue muy importante durante el Siglo XVIII en la Nueva España. 
1786  Fray Antonio de San Miguel emprendió obras públicas (el Acueducto y La Calzada) y facilita dinero y granos a los habitantes de la provincia, luchando por entender las necesidades de la población, que sucumbía por el hambre y las enfermedades provocadas por las sequías y las heladas que azotaron a la provincia en el llamado “Año del Hambre”. 
1787  Se instituye en la Nueva España, el régimen político de las intendencias por medio de las cuales se trataba de establecer un mejor vínculo entre las jurisdicciones locales y la central del Virrey, lograr una mejor administración económica. Con este sistema la intendencia de Valladolid de Michoacán es fraccionada, quedando con una extensión semejante a la que tiene actualmente el Estado. 
1800  Desde finales del siglo XVIII, la Nueva España contaba con todos los elementos necesarios para constituirse en un estado independiente de la Corona Española, pero faltaba la conciencia y una madurez nacional que despierta lenta pero vigorosamente, debido a las “Nuevas ideas”, cuyo denominador común es un racionalismo, que analiza tanto los conocimientos como las actividades del hombre; las nuevas ideas están inspiradas en el liberalismo de John Locke y en los enciclopedistas franceses. Las nuevas ideas llegan a la Nueva España a través de los “Libros prohibidos”, que influyen en el clero, algunos de cuyos miembros fueron procesados por la Inquisición. 
1809  A mediados de 1809 un grupo de criollos de Valladolid, inician las actividades tendientes a preparar un movimiento libertador; en la conspiración de Valladolid trabajan íntimamente unidos, entre otros: Don José García Obeso, Don Mariano Michelena, Fr. Vicente de Santa María, el cura de Huango Lic. Manuel Ruiz de Chávez y el Lic. José Antonio Soto Saldaña. Descubierta la conspiración, sus integrantes son detenidos el 21 de diciembre por el intendente Dr. Alonso de Terán, quien da órdenes al comandante de armas Juan José Martínez de Lejarza, de conducir a los conspiradores al Convento del Carmen, para después iniciar el proceso correspondiente. 
1810  Mucho influyó en los conspiradores de Valladolid, de Querétaro, de San Miguel y de Dolores, el pensamiento del Dr. Manuel Iturriaga, canónigo de Valladolid.
Los conspiradores hacen una extensa y activa propaganda que prepara oportuna y rápidamente la expansión de la insurrección de Hidalgo, iniciada el 16 de septiembre de 1810, en Dolores. El 17 de octubre de 1810, Hidalgo tomo la ciudad de Valladolid, sin disparar un tiro, en donde expide suscrito por uno de sus subordinados, don José María de Anzorena, el primer bando en el que abolía la esclavitud y el pago de tributos para todas las castas. El bando se expidió en el Estanco del Tabaco, hoy Palacio Municipal. 
20 de Octubre 
de 1810
Hidalgo se entrevista en Charo, con Don José María Morelos y Pavón y con el Lic. Don Ignacio López Rayón. Juntos continúan hasta Indaparapeo, en donde Hidalgo comisionó a Morelos para insurreccionar el sur y tomar Acapulco. Continuó Hidalgo la ruta hacia la capital por Zinapécuaro, Acámbaro (21 de octubre), Tarandacuo, Maravatío (22 de octubre) y la hacienda de pateo, la de tepetongo, La Jornada y San Felipe del Obraje.
11 de noviembre 
de 1810
Hidalgo entró nuevamente a Valladolid, en donde permanece hasta el 17 del mismo mes, el Sr. Hidalgo, abandona Valladolid para continuar su ruta hacia Guadalajara, pasando por Izicuaro, Coro, Tecacho, La Ranchería de las Piedras, Zipimeo, Tlazazalca, Zamora, a la que llegó el 21 de noviembre, y le otorgó el rango de ciudad. 
1811 A partir de este año, Valladolid cae en manos de los realistas, quienes la mantienen bajo control hasta el final de la Guerra de independencia. El antiguo reino tarasco es, pues, uno de los principales campos de lucha entre insurgentes y realistas, siendo Zitácuaro y Tlalpujahua dos centros importantes para la insurgencia. 
19 de agosto 
de 1811
En Zitácuaro, centro del pensamiento político insurgente, rayón erige la Suprema Junta Nacional Americana, cuerpo colegiado de cinco vocales. Por lo pronto fueron designados dos de ellos: el propio Rayón, Don José María Liciaga y José Sixtos Verduzco. 
1812  En los primeros días del año (1 de enero) Calleja, al frente de su flamante división, tomó por asalto Zitácuaro, al que arrasa y quema. La Junta es perseguida por las columnas realistas, hasta llegar a separarse los Vocales para actuar en áreas exclusivas (17 de junio). 
Se libran batallas entre realistas e insurgentes en Acuitzio, Zipimeo y Tacámbaro, en donde se destruye la fábrica de cañones de Muñiz. 
1813  En su intento por establecer el Congreso en Valladolid y de ahí invadir el occidente y el centro del país, Morelos marcha en noviembre de 1813 por la margen derecha del Mezcala hasta Huetamo, de ahí marcha hacia el norte hasta Valladolid, donde es derrotado por los realistas, al mando de Iturbide y de Llano, en las lomas de Santa María. 
1814  Morelos marcha hacia Puruarán, donde decide resistir el ataque realista, pero es vencido, perdiendo toda su artillería, municiones, gran parte de sus armas y a su brazo derecho, el cura Mariano Matamoros, quien es capturado y conducido a Valladolid, en donde fue procesado y ejecutado el 3 de febrero de 1814.
22 de octubre en Apatzingán, los congresistas de Chilpancingo, promulgan el Derecho Constitucional. La Carta Magna de Apatzingán es una Constitución desde los puntos de vista político y jurídico, producto de un proceso de evolución cuyo origen podemos situar en las corrientes modernistas de la Ilustración Mexicana del siglo XVIII.
2 de noviembre en Puruarán es sorprendido, mientras dormía el regimiento insurgente, por las tropas de Castañón, quien había sido enviado por Iturbide. 
Castañón los atacó y venció en la madrugada; entre los muertos se encontraba Don Manuel Villalongin, célebre insurgente Vallisoletano. 
1815  Del 20 de enero al 16 de marzo, Iturbide y Llano ponen sitio a Cóporo, donde Ramón Rayón se fortificó por más de dos años y rechazo los ataques realistas. Recrudecida la persecución de los realistas contra el gobierno insurgente, se decide trasladar éste de Uruapan a Tehuacán (29 de septiembre). Al abandonar el gobierno insurgente Uruapan, se establece en Taretan la Junta Subalterna del Supremo Tribunal. 
1816  El insurgente Sánchez, ataca Valladolid (16 de abril) y es rechazado por los realistas. 13 de septiembre. Castañón ataca la isla de Janitzio. 
1817  Surge la rivalidad entre los insurgentes Rosales y Muñiz por la comandancia de Michoacán, lo que provoca que los puestos insurgentes vayan cayendo uno a uno en manos de los realistas. 
15 de diciembre. Salió de Valladolid el comandante realista Don Matías Martín y Aguirre a poner sitio al fuerte de Jaujilla, donde residía la Junta (20 de diciembre). 
1818  Los insurgentes Cumplidos, San Martín y Villaseñor reinstalan la junta en Zárate (Turicato). 
La Junta es restablecida por ultima vez en Huetamo, por Don José María Pagola, Mariano Sánchez Arreola y Don Pedro Villaseñor. 
1819  La Junta establecida en Huetamo por dos o tres miembros se había convertido en auténtica ficción y solamente por la enorme calidad humana de Don Vicente Guerrero, fue protegida y defendida hasta 1820. 
1820  Agustín de Iturbide, que no era partidario de la Independencia, se une a los conjurados de la Profesa y se convierte en el Jefe dl levantamiento militar al servicio del alto clero y de la aristocracia criolla y española, que buscan separar a México de España para salvar sus propiedades y privilegios, amenazados por los liberales de la Constitución Española.
De esta alianza surgió el Plan de Iguala, que acepta Don Vicente Guerrero, con lo cual se consuma la Independencia Política de México. 
1821  Michoacán se adhiere al Plan de Iguala. Filisola lo proclama en Zitácuaro, Codallos en Maravatío, Barragán en Ario y Domínguez en Apatzingán. Solo Valladolid se mantiene fiel al Rey.
13 de mayo. Iturbide avanza hacia Valladolid defendida por Quintanar.
22 de mayo. Iturbide entró a Valladolid tras la capitulación de las fuerzas de Quintanar; al caer el último reducto español, quedo sellada la Independencia en el territorio michoacano.
12 de octubre. Don Ramón Huerta es nombrado el primer Alcalde Constitucional de Valladolid. 
1822  El 1 de febrero se instala en Valladolid la Junta Provincial conforme al decreto general del 11 de noviembre de 1821. mayo-junio. Ascenso de Iturbide al Trono Imperial.
1823  Marzo. Militares y Ayuntamientos de Michoacán se adhieren al Plan de Casa Mata, contrario al Emperador. 
 6 de abril 
de 1824
Queda constituida en la provincia de Michoacán la Legislatura o Congreso Constituyente, según la Ley dada por el Congreso Constituyente Mexicano, el 8 de enero de 1824. 
1825  El Congreso Constituyente Michoacano divide al Estado en cuatro departamentos (Norte, Poniente, Sur y Oriente) y 22 distritos. 
19 de julio. Se promulga la primera Constitución Política del estado Libre y Soberano de Michoacán.
Es designado primer gobernador del Estado Don Antonio de Castro, y Don José Salgado como Vicegobernador.
1827  Anticipados al congreso Nacional, el Congreso del estado decreto el 9 de noviembre la expulsión de los españoles. 
9 de noviembre. renuncia al cargo de gobernador el Lic. Antonio de Castro, siendo reemplazado por Don José Salgado. 
En este mismo año, se ratifico el acuerdo por medio del cual Hidalgo confirió a la villa de Zamora el rango de ciudad. 
Se aprueba el reglamento de la Sociedad Lancasteriana y se funda en Valladolid la primera escuela de este tipo. Los fundadores son: José Bellido y Andrés Lara. Método de enseñanza mutua o monitorial. 
1828  El 16 de septiembre el Congreso del estado, aprueba la propuesta del Diputado Sr. José Ma. Silva, de cambiar el nombre de la ciudad de Valladolid por el de Morelia, nombre formado por analogía del apellido Morelos, en honor a su Benemérito hijo: Don José María Morelos y Pavón. 
1829  El 2 de abril, por acuerdo del Gobernador del la Entidad, General José Salgado, aparece el primer periódico oficial michoacano. El gobierno contrata a Don Evaristo Oñate, para que viniese con su taller tipográfico a dar publicidad y editar el periódico, al que se le dio el nombre de “El Astro Moreliano”, poco tiempo después aparece “El Michoacano Libre”, que dirige el Lic. Don Mariano Rivas. 
El 4 de diciembre de 1829, Juan José Codallos, prepara una revolución en favor del sistema federal, al conocer el pronunciamiento de Jalapa. 
1830  El Congreso del estado, apoya al Ayuntamiento de Morelia, que desconocía a Don José Salgado como Gobernador, se reinstaló el tercer Congreso y se nombró a Diego Moreno como Gobernador de la Entidad. 
En el hospital de los Juaninos, el primero de mayo se inaugura la primera cátedra de medicina en Morelia, que habría de ser con el tiempo la Escuela de Medica primero, y la Facultad de Medicina después. 
Diciembre de 1830. Por órdenes del comandante militar del Estado, el coronel Don Pedro Otero, son asesinados varios jóvenes que estaban presos en la cárcel de Morelia, acusados de conspiración en favor del federalismo.
1831  Se establece en el Estado la Dirección General de rentas y se expide la Ley Sobre el Impuesto Directo. 
1835  Se instaura el centralismo y las entidades dejan de llamarse Estados, y toman el nombre de Departamentos. 
Se designa Gobernador a Don José Mariano Anzorena.
1836  Los principales acontecimientos en Michoacán, cuando éste fue Departamento, son: la incorporación de Colima a su territorio, la adaptación del gobierno del Estado al régimen centralista y las insurrecciones de los federalistas. El centralismo suprimió la soberanía de los Estados, dejando a los Gobernadores, como delegados del Presidente de la República. 
Toma el mando de la Entidad don Antonio Telesforo Méndez Torres. Se dispone que los Departamentos se dividen en Distritos y éstos a su vez en Partidos. 
1838  Insurrección federalista cuyas actividades se basaban en guerrillas: Batalla de Tiripitio (23-26 mayo), dirigida por el coronel Don Guadalupe Palafox. 
El 23 de agosto la insurrección federalista en Morelia, encabezada por Eustaquio Arias. Arias fue expulsado de la Ciudad por Don Isidro Reyes, tomó Puruándiro y fue derrotado el 31 por Don Pedro Cortazar. 
1839  Arias fue asesinado en Zacapu (28 de enero)
1842  Michoacán, con Colima, forma una de las 24 entidades de la República. 
Don José Ignacio Alvarez, es designado como Gobernador de la Entidad. 
1846  Michoacán, cede el distrito de Coyuca para el naciente Estado de Guerrero. 
Se reforma la Constitución del Estado y tiene como Gobernador a Don Melchor Ocampo. 
Michoacán participa en la guerra contra los Estados Unidos, enviando hombres y recursos: El “Batallon Matamoros” de Morelia combatió en Angostura, Brown, Cerro Gordo, etc. 
1847  Se restaura el sistema federal, Colima vuelve a ser territorio y Michoacán Estado. 
El 17 de enero, se reabre con carácter laico el Colegio Primitivo y Nacional de San Nicolás. 
Según el decreto número 16 de la Legislatura de jalisco, se forma una Coalición del estado contra el pronunciamiento de Mazatlan. Melchor Ocampo auspicia el establecimiento de hospicios en el Estado. Ocampo levantó el Batallon de Matamoros de guardias presidenciales, participando así Michoacán en la guerra contra los Estados Unidos de América. 
Se aprueba la construcción del camino Morelia-Toluca. 
1848  Ocupa la gubernatura del Estado, el Lic. Don Juan Bautista Ceballos, quien proyectó la construcción de una penitenciaria modelo en la ciudad de Morelia. 
1849  Una epidemia de cólera azotea al Estado. 
1852  Michoacán queda reducido a los límites que tuvo antes la Independencia de Valladolid. 
Melchor Ocampo es nombrado Gobernador del Estado. 
Ocampo reglamentó el gobierno interior del Supremo Tribunal de Justicia. 
1853  El 24 de enero Melchor Ocampo renuncia a su cargo de Gobernador y se retira a su hacienda de Pomoca. 
Las tendencias centralistas de Santa Ana dieron a los Estados nuevamente el nombre de Departamentos. 
El 25 de enero Ángel Pérez Palacios, declaró acéfalo al Estado, mientras no se regularizara ésta situación. Hubo cinco gobernadores, a los que les tocó hacer frente a la revolución de Ayutla. 
1856  Se divide el Estado en seis Departamentos: Morelia, Zamora, Zitácuaro, Uruapan, Puruándiro y Tacámbaro, subdivididos, a su vez en Partidos (13 de diciembre). 
Se expidió una Ley que protegía a los reos. 
Se reabre la enseñanza secundaria en el Colegio de San Nicolás. 
Se crean las carreras de Abogacía, ingeniería civil, ingeniería agrícola y notaría. 
En enero de 1856 ocupó el cargo de Gobernador Interino el Dr. Miguel Silva Macías. 
Se hizo la elección de Diputados al Congreso Constituyente. 
1857  El 29 de mayo el Sr. General Don Miguel Zincúenegui, hace la promulgación de la Constitución Política de 1857. 
Conforme al decreto expedido por la Legislatura del 1o. de julio, resultó electo Gobernador Santos Degollado, quien toma posesión el 26 de diciembre. 
De conformidad con los artículos del 44 al 49 de la Constitución General de la República, Contepec deja de pertenecer al Estado de Guanajuato y se adhiere al de Michoacán. 
El 23 de diciembre el estado de Michoacán reconoce al Lic. Don Benito Juárez como Presidente de la República. 
1858  El 15 de marzo don Epitacio Huerta, es nombrado Gobernador por la Legislatura de Michoacán. 
1859  El 12 de mayo, Huerta ordenó la Clausura del Seminario Tridentino, por su gran labor contra la Constitución y el Estado, el edificio es ocupado por los militares, quedando éste en poder del Gobierno, para ser utilizado como sede del Poder Ejecutivo. Se declara gratuita la enseñanza primaria. Se establece el registro Civil en el Estado. 
1860  El Partido Liberal Michoacano se divide en dos grupos, los cuales presentan candidato a la Gobernatura del Estado y triunfa Epitacio Huerta, quien Gobierna apoyado por los militares. 
1861  Melchor Ocampo, es detenido por el español Cajiga en la Hacienda de Pomoca, distrito de Maravatío (29 de mayo), para ser conducido después a Tepeji del Río y fusilado el 3 de junio en la Hacienda de Caltengo, por las fuerzas conservadoras del general Márquez. 
1862  Epitacio Huerta, se retira del Gobierno para luchar contra los intervencionistas franceses. Le sucedió en la Gubernatura su hermano Don Antonio Huerta, quien fue derrocado a pesar del Congreso, en febrero de 1863. 
1863  Noviembre. El General Felipe Beriozábal, es nombrado Gobernador del Estado. El 27 del mismo mes las tropas francesas decretaron a la Entidad en estado de sitio; el Gobernador Beriozábal traslada la capital del estado a Uruapan. 
1865  Las tropas republicanas luchan contra los franceses en diferentes poblaciones del estado. 
El 21 de Octubre son fusilados en Uruapan, conforme al Decreto de Maximiliano del 3 de Octubre, los generales Arteaga y Salazar, así como los coroneles Díaz Paracho, Villagómez y Pérez Milicua. El 5 de Diciembre se efectúa en Canje de Prisioneros (398 Imperialistas por 159 republicanos), en Acuitzio. 
1867  El 18 de febrero llega a Morelia el Gobernador Provisional, Lic. Justo Mendoza. Se restablecen los Poderes del estado en Morelia, restaurando con ello la República. 
1868  El Gobierno del Estado convoca a elecciones para puestos públicos, resultando electo el Gobernador Justo Mendoza. 
1870  Siendo Gobernador Don Justo Mendoza, es tendido entre Morelia-Zinapécuaro, el primer alambre telegráfico del Estado (14 de julio). 
1871  Asume la Gubernatura del Estado el Lic. Don Rafael Carrillo, liberal devoto de la Constitución de 1857. 
1876  La insurrección de Tuxtepec contra el presidente Lerdo de Tejada y su contrincante Iglesias (la que elevó a la Presidencia de la República a Don Porfirio Díaz), desconcertó y dividió a los liberales michoacanos, quienes se declararon primero por la reelección de Lerdo, después por la de Iglesias y finalmente por la de Porfirio Díaz
El primero de diciembre de 1876, los lerdistas michoacanos, representados por Luis Camacho, firman un convenio con el comandante militar Manuel F. Loera, en contra del Plan de Tuxtepec y nombran Gobernador Interino a Epitacio Huerta, quien firma un tratado con los tuxtepinos el 1 de diciembre, por medio del cual recibía las tropas y la Gubernatura del estado; entró a Morelia y depuso al Gobernador designado por la Legislatura, Lic. Manuel Lama. 
El 4 de diciembre de 1876, el grupo de los iglesistas del general Francisco Olivares y de Don Juan Velasco, reconocían al Lic. Don José María Iglesias como presidente de la República. 
El 16 de septiembre de 1876 el mismo grupo, reforzado con firmas de los ciudadanos, se declaraba en contra de Iglesias y secundaba y apoyaba en todas sus partes los Planes de Tuxtepec y palo Blanco. 
1877  Entre diciembre de 1876 y febrero de 1877 hubo varios Gobernadores en Michoacán; Antillón y Couto por parte de los legitimistas; Lama, Chacón y González, por parte de los Porfiristas. 
En febrero de 1877, el general Manuel González, toma posesión del Gobierno de Michoacán y con él se establece plenamente el régimen Porfirista en la Entidad. 
En Julio de 1877, es electo el Lic. Bruno Patiño a la Gubernatura del Estado. 
1907  El 12 marzo, por Laudo presidencial de Porfirio Díaz, se resuelve el problema de los límites entre Guerrero y Michoacán, dejando al Río Balsas como límite natural entre los dos Estados. 
Las finanzas de Michoacán se vieron favorecidas en este periodo. 
1911-1913 La Revolución Mexicana, iniciada el 20 de noviembre de 1910, tuvo un doble carácter: político y social, pero el desarrollo de la misma en Michoacán, difiere tanto en las fechas como en los acontecimientos de la nacional. 
El 10 de mayo de 1911, Don Salvador Escalante lanzó su proclama maderista en Santa Clara; sin encontrar resistencia hizo una gira por Ario, Tacámbaro y Pátzcuaro hasta llegar a Morelia el día 30 de mayo. 
El 13 de mayo de 1911, Don Aristeo Mercado se retira del poder con licencia, sucediéndole seis Gobernadores Interinos: Lic. Luis B. Valdés, Dr. Miguel Silva, Lic. Felipe de J. Tena, Lic. Primitivo Ortíz, Lic. Vicente Maciel y el Dr. Ángel Carreón (mayo 1911 a septiembre de 1912). 
La lucha política en el Estado durante esta época se desarrolló entre dos partidos: los Silvistas y el Partido Católico Mexicano (P. C. M. ). Después de la enconada lucha, la Cámara Local quedo integrada, en su mayoría, por los liberales (septiembre de 1912). 
1913  La primera ofensiva revolucionaria fue encabezada en el estado por el Coronel Gertrudis G. Sánchez (marzo-julio de 1913), desde Coyuca de Catalán Gro. 
Siendo Gobernador propietario el Dr. Miguel Silva, se desarrolla la primera fase revolucionaria en Michoacán, que le impidió llevar a cabo su programa. Visto con desconfianza por Huerta, se retira con licencia ilimitada el 19 de mayo, sucediéndole los Gobernadores militares: Alberto Dorantes, Alberto Yarza y el General Jesús Garza González (julio de 1913 a mayo de 1914), quien, a la caída de Huerta, evacuó Morelia por órdenes del centro. 
De julio de 1913 a mayo de 1914, los revolucionarios se acercan a Morelia y el gobierno federal lanza su ofensiva contra los revolucionarios michoacanos: Amaro, Antonio G. Olea, Rómulo Figueroa, Cecilio García y el General Sánchez. 
1914 Los revolucionarios sufren graves bajas, pero continúan la lucha en algunas partes de Michoacán, en las colindancias de Guanajuato y de Guerrero. El General Sánchez, después de reunir las fuerzas revolucionarias del Estado, pide la plaza de Morelia al General Garza González, quien la abandona por órdenes del centro.
Al triunfar la revolución contra Huerta, los revolucionarios se hallan divididos según los caudillos: en carranzistas, villistas y zapatistas; cada uno de ellos representaba un aspecto de la lucha. Carranza como político, contaba con Obregón, hombre de gran talento militar; Villa era el empuje y la fuerza de la Revolución y Zapata representaba el idealismo social de la misma. Se hacían intentos por unir a los revolucionarios mediante convenciones, pero de éstas solo surge otro partido: Los Convencionistas. Esta división está presente en la vida política del estado, en el que suceden unos a otros, según las victorias de las diferentes facciones en pugna. Ellos son:
Agosto de 1914. 
Marzo de 1915
El convencionista General Gertrudis G. Sánchez, quien luchó bajo las banderas carranzistas y villistas, muere a manos de su propia gente en abril de 1915. Desde este momento, Michoacán quedó en manos de tropas que simpatizaban con diversos jefes revolucionarios, todos enemigos entre sí. 
El 3 de marzo de 1915, toma posesión como Gobernador el General José I. Prieto, nombrado por Villa. En el mes de marzo el estado tuvo dos Gobernadores. 
El 26 de abril de 1915, tomó el Poder el General José Rentaría Luviano, quien prepararía las elecciones para Gobernador y todo el régimen constitucional que se desprende de la Constitución Promulgada el 5 de febrero de 1917; Constitución que daba mayor firmeza al programa político-social de la Revolución. 
1917-1920  En el mes de mayo se convocó a elecciones para Gobernador del estado, primera contienda cívica que se realizaba después de la Revolución. Se presentaron cuatro candidatos: El General Francisco J. Múgica, el General Antonio de P. Magaña, el Coronel Miguel de la Trinidad Regalado y el General Pascual Ortíz Rubio, quien resulta electo y gobierna el Estado, de agosto de 1917 a mayo de 1920. 
1920  El 22 de septiembre gana las elecciones para Gobernador el General Francisco J. Múgica, Constituyente radical, participó en el Congreso decisivamente en el contenido de los artículos que consagran las garantías sociales, redactó el preámbulo de la Constitución de 1917. Considerado como el primer Gobernador Agrarista de la Revolución; destinó su mandato(18 meses) la mitad del presupuesto a la educación, desarrolló una política progresista, encaminada a proteger a las clases media y baja de la población; consideraba que el problema agrario era uno de los puntos más importantes del programa de gobierno que ameritaba un arduo y constante estudio. En la resolución de los problemas de su gobierno, no permitió ninguna injerencia. 
1921  El 12 de mayo muere J. Issac Arriaga, Líder Agrarista y Obrerista. 
El 12 de agosto sube al poder Jesús Magaña Soto
1922  El 11 de marzo el Sr. Sidronio Sánchez Pineda, quien es Gobernador Interino hasta 1924. 
1924-1926  En el país, al acercarse las elecciones para Presidente, los caudillos volvieron a dividirse y la guerra ensangrentó . de nuevo el país. Adolfo de la Huerta reclamó su turno a la Presidencia, pero Obregón la entregó a Plutarco Elías Calles. 
En enero se da el sitio a Morelia por los “Delahuertistas”. 
El 16 de septiembre toma posesión como gobernador del Estado el General Enrique Ramírez, quien gobierna hasta 1928. Antes de concluir su período estalla la lucha cristera (1926-1928), encabezada en el Estado por Luis Navarro Origen. 
1928  El 16 de septiembre se inicia el gobierno del General Lázaro Cárdenas, su periodo de gobierno fue irregular, debido a la situación que prevalecía no solo en el Estado, sino en todo el país; problemas militares (la guerra cristera) y políticos dominan la vida de la Nación y del Estado. 
Durante su gobierno el General Cárdenas se dedicó a pacificar el Estado; buscó la superación del Estado en todos los aspectos, sobre todo en el agrario y educativo; organizó a los trabajadores: El 5 de enero de 1929, se constituyo en Pátzcuaro la Confederación Revolucionaria Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y de la Escuela Normal para Maestros. 
El 18 de octubre de 1929, reformo el art. 130 de la Constitución Política del Estado. 
1930  El 7 de noviembre el Lic. Gabino Vázquez, ocupa la gubernatura del Estado. 
1932  El 16 de septiembre el General Benigno Serrato, asume la gubernatura del Estado hasta el 1o. de diciembre de 1934, año en el que muere en un accidente aéreo. Es designado para la gubernatura el general Rafael Sánchez Tapia (1934), quien renuncia al cargo en julio de 1935, para ocupar el cargo de Secretario de la Economía Nacional, en el gabinete del General Cárdenas. 
1935  El 1o. de julio, en sustitución de Sánchez Tapia, es nombrado Gobernador el Sr. Rafael Ordórica Villamar, quien gobierna hasta el 16 de septiembre de 1936. 
1936-1939  Es electo Gobernador el General Gildardo Magaña; durante su gestión se inaugura la carretera México-Morelia-Guadalajara; Magaña se retira en 1939 (julio) y lo reemplaza Don Arnulfo Avila, a la muerte del general Gildardo Magaña (13 de diciembre de 1939)
Asume el poder Don Conrado Magaña. Durante este periodo la Confederación Revolucionaria Michoacana del Trabajo se transforma en Liga de Comunidades Agrarias. 
1940  En Septiembre asume el poder como Gobernador propietario el General Félix Ireta Viveros. Fomentó la dotación de tierras y de riego a los campesinos y realizó la reforma constitucional que elevó el periodo de Gobierno de 4 a 6 años. 1943 estalla el conflicto en la Universidad, en contra del rector Anguiano.
1944  16 de septiembre toma de posesión del Lic. José Ma. Mendoza Pardo, quien es gran constructor y administrador eficiente; en su gobierno se edificaron escuelas, centros de atención médica, bibliotecas; se ejecutaron obras de irrigación y se construyeron caminos. El 26 de agosto de 1946 a raíz de los problemas suscitados en la Universidad, el Gobernador solicitó licencia indefinida ante el Congreso Local, para la libre investigación de los hechos. Inmediatamente, se nombró Gobernador Interino al Sr. Daniel T. Rentería, quien convoca a elecciones para el periodo de 1950-1956. 
1950-1956  El 16 de septiembre inicia su gestión el Lic. David Franco Rodríguez, quien construyó los edificios de las facultades de Derecho y Ciencias Sociales, Ingeniería, Enfermería y las oficinas de la Universidad; abrió la Hemeroteca Pública, funda la Editorial Erandi y publica la revista “Cultura Popular”.


Enciclopedia de los Municipios de México
Michoacan_svg.png

Camino real de la plata

Las rutas, senderos y caminos, en toda la historia de la humanidad, siempre han sido un medio fundamental para construir una cultura, cualquiera que ésta sea. A través de las huellas identificables que permiten recorrer un territorio con la certeza de no perderse, se trasladan individuos y grupos y, con ellos, su cultura material, sus instituciones, sus múltiples acciones culturales que van desde la tradición y religiosidad populares hasta el arte y las ciencias. Pero en ese proceso surgen nuevas formas de vida, proyectos distintos y retos que antes no se habían enfrentado y, en consecuencia, la singularidad aparece para dar origen a una nueva manera de percibir la realidad que se ha construido.

SURGIMIENTO DE CAMINOS
Los caminos adquieren personalidad, tanto por los sitios y condiciones que se encuentran a lo largo de su trayectoria, como por sus funciones y puntos de destino. Recordemos que en Asia las rutas de la seda y de las especias, así como en Europa la ruta de las cruzadas y el camino de Santiago, eran trayectos célebres por su importancia económica, militar o religiosa. Por otra parte, los pueblos y ciudades asentados a lo largo de una ruta tenían relevancia por ser puntos de tránsito que ofrecían seguridad y descanso a los viajeros.

En ocasiones, cada uno de estos sitios llegaba a distinguirse por motivos especiales, bien por los productos materiales que podía ofrecer, bien por algún elemento de la religiosidad que había trascendido sus límites locales.

El México prehispánico ya conocía ese profundo movimiento que conectaba a diversas áreas. Piedras preciosas, sal, conchas, plumas, pieles, cerámica, obsidiana tallada, y hasta dioses fueron algunos de los objetos y elementos que circulaban por esos caminos, creando enclaves regionales desde los cuales volvía a producirse una nueva red de distribución y relaciones.

Los comerciantes, los guerreros y aun los sacerdotes –además de diversas migraciones registradas en los códices del siglo XVI y en la tradición oral recogida a través de religiosos y funcionarios coloniales, como fueron las crónicas y las relaciones geográficas–, llegaron a cubrir un inmenso territorio, generando y recibiendo influencias culturales muy marcadas. Quizás esa comunicación sea uno de los elementos que explica la gran homogeneidad de los elementos culturales mesoamericanos, no obstante la diversidad e identidad específicas a la que llegaron los grupos en sus diferentes etapas de vida.

No es casual que el proceso de expansión hispánica en el actual territorio mexicano fuera tan rápido durante el siglo XVI –prácticamente en esa centuria quedaron establecidas las principales rutas de comunicación terrestre que sobreviven hasta nuestros días–, pues las huestes españolas, en principio, demandaban información sobre los grupos indígenas, los caminos, los aguajes y las formas de alimentación que podían aprovechar, buscando las mejores condiciones para continuar su expansión y dominio en los nuevos territorios. Pero también formaban parte de sus indagaciones los yacimientos de piedras y metales preciosos, perlas, así como cualquier otro producto de la naturaleza que pudiera proporcionar la riqueza que demandaban los valores de esa época.

LEYENDAS Y FUROR EXPLORATORIO
Siguiendo las leyendas que hablaban de lugares fabulosos donde el oro recubría casas, calles y personas, se internaron diversas expediciones en el desconocido territorio americano hasta terminar, la inmensa mayoría de ellas, no sólo en el fracaso de su búsqueda sino en el desastre total. El regreso de Cabeza de Vaca a la Nueva España, acompañado de otros dos españoles y el Negro Estebanillo, después de varios años de peregrinaje en el sur de los actuales Estados Unidos, con noticias de muchos grupos indígenas y pueblos hasta ese momento desconocidos, provocaron un nuevo furor exploratorio entre muchos españoles que buscaban fama y gloria. Hacia 1540 la Nueva España conoció una nueva agitación provocada por el informe de fray Marcos de Niza, fraile franciscano, acerca de las ciudades de Cíbola y Quivira, ubicadas en lo más profundo y desconocido del septentrión novohispano. El virrey Antonio de Mendoza organizó una expedición que fuera en su búsqueda, bajo el mando de Francisco Vázquez de Coronado, entonces gobernador de Nueva Galicia. Así comenzó a cobrar forma la ruta del occidente novohispano hacia el norte.

En 1546 se descubrieron las minas de Zacatecas y cuatro años más tarde la extracción de plata empezó a ser tan importante que llamó la atención de los pobladores novohispanos y la autoridades coloniales. Pocos años después se explotan las minas de Guanajuato y a partir de 1556, cuando se descubren las minas de San Martín en el norte de Nueva Galicia, nuevas expediciones fundarían los yacimientos que a lo largo del siglo XVI fijarían la ruta del Camino de la Plata: Fresnillo, Sombrerete, Chalchihuites, San Andrés, Mazapil, Nombre de Dios, Durango, Indehé, Mapimí, Avino, Santa Bárbara, San Pedro del Potosí y Pinos, por mencionar los más importantes, hasta concluir con la expedición que en 1598, dirigida por Juan de Oñate con el cargo de Adelantado, fundó el reino de Nuevo México.

En síntesis, en un período de poco más de 50 años, las vías principales hacia el norte de México quedaron firmemente establecidas, teniendo como centro el Camino de la Plata, al grado que su trazo a lo largo de los siglos siguientes fue empleado para establecer las rutas contemporáneas.

Bajo el gobierno de Felipe II se abrió el septentrión novohispano, buscando la plata que demandaban la sociedad y los proyectos de la Corona. Pero las iniciativas políticas iban más allá de una simple ocupación del territorio para extraer metales preciosos, pues al mismo tiempo que buscaban extender la jurisdicción real en los territorios que formaban parte de los reinos españoles, otros muchos factores fueron configurando un desarrollo distinto de la vida a lo largo del Camino de la Plata y dando un rostro propio e identidad a los asentamientos que lo formaron.

LOS CHICHIMECAS, FEROCES GUERREROS
Para empezar, los chichimecas fueron el principal obstáculo que enfrentaron los españoles en su avance hacia el norte durante el siglo XVI. Cazadores-colectores, nómadas temporales, recorrían grandes extensiones en busca de los alimentos que aseguraban su subsistencia. No sólo resultaba difícil identificar sus campamentos y sus características culturales, sino además fue imposible reducirlos rápidamente, como ocurrió con los indígenas en el Valle de México o en el sur. Eran hábiles y feroces guerreros que dominaban con gran maestría el arco y la flecha, con un conocimiento profundo de los territorios donde habitaban y, sobre todo, habían desarrollado una impresionante capacidad para sobrevivir en las condiciones más difíciles que ofrecía la naturaleza.

Las noticias que recorren las villas y ciudades de toda la Nueva España, sobre todo a partir de 1550, son los continuos ataques de los chichimecas a los viajeros que transitaban por los escasos y desprotegidos caminos. Muy pronto se inició una guerra "a fuego y a sangre" para combatirlos, además de dotar de soldados a las caravanas –formadas por comerciantes, mineros, pobladores españoles e indígenas, esclavos– cuando su destino eran los yacimientos mineros que se iban descubriendo o ya estaban en plena actividad. Durante esa etapa, las autoridades coloniales recurrieron a la fundación de presidios y misiones, tanto para enfrentar a los indígenas y proteger a los viajeros y los envíos de la plata a las cajas reales de la Ciudad de México, como para convertir al cristianismo a los chichimecas. Pero los resultados fueron poco exitosos: se trataba de una guerra de subsistencia que no admitía soluciones intermedias precisamente por la naturaleza y peculiaridades de estos grupos.

Hubo voces que reclamaron al rey un cambio en la política seguida en las zonas mineras recién pobladas, como fue el caso de los franciscanos de Nueva Galicia, encabezados por fray Ángel de Valencia, o de los agustinos de Michoacán, a través del Tratado de la Guerra de los Chichimecas, escrito por fray Guillermo de Santa María. Ambos frailes afirmaban que la captura de esclavos y la ocupación española de los territorios de estos grupos habían desencadenado la guerra y no había causa justa para combatirlos. Sus razones fueron escuchadas casi a finales del siglo XVI, cuando Felipe II ordenó el uso de métodos distintos y pacíficos para congregar y convertir a los chichimecas.

La larguísima, sangrienta y costosa guerra chichimeca llegó casi a su fin. Al mismo tiempo que se redujeron las expediciones militares y se prohibió el pago por las cabelleras de los indígenas –como prueba de que habían muerto–, o su captura como esclavos, por el Camino de la Plata salieron 400 familias tlaxcaltecas a poblar siete puntos dentro del arco de frontera para servir de ejemplo y enlace con los chichimecas. San Luis Potosí, Saltillo, Chalchihuites y Colotlán fueron los principales asentamientos surgidos de esas medidas, y quedaron bajo la custodia de una nueva figura militar que recorrió esos caminos: el protector de frontera, encargado de cuidar la paz en esas poblaciones y las rutas que las comunicaban.

Todavía hacia 1587, un español que viajaba por el Camino de la Plata y llegó hasta Chiametla, en la actual Sinaloa, escribió a su mujer que "desde que salí de México hasta entrar en Zacatecas no se me cayeron las armas a mí y a mi caballo de a cuesta, y las armas de pies a cabeza yo y el caballo, porque hierve la tierra de chichimecas, una generación del demonio, y otras muchas generaciones, que, por no ser largo, no digo, y a todo esto ningún poblado, y agua de ocho a ocho leguas, y poca y mala, durmiendo en el suelo y con mucha nieve... y cada noche tocándonos arma, y de día matándome los amigos".

MERCANCÍAS Y MERCADERES
Otro elemento que acompañó la riqueza minera fue el tránsito de mercancías y mercaderes. Aunque en el siglo XVI muchas de las tierras del norte eran enormes bosques antes de la presencia hispánica, con pequeñísimas zonas de agricultura temporal que practicaban algunos grupos chichimecas, el consumo de madera y carbón para fundir la plata rápidamente dejó en la aridez el entorno inmediato de todos los reales de minas. Si agregamos las enormes cantidades de mineral de desecho que eran arrojadas y lavadas cuando se introdujo el sistema de patio, contaminando la tierra, el resultado fue la dificultad para tener centros de abastecimiento cercanos, sobre todo agrícolas.

Las recuas, los carros y las espaldas de los mercaderes indígenas transportaron miles de toneladas de alimentos, ropas, herramientas, objetos suntuarios, libros, medicinas, etc., para mantener las poblaciones que en las minas tenían explosivos crecimientos y descensos, como fenómenos migratorios, según fuera la calidad y la cantidad de plata extraída de las vetas. Con el desarrollo de regiones agrícolas próximas a las zonas mineras, fue más importante la demanda de los productos requeridos para la dieta y vida cotidiana de los españoles que, a pesar de la distancia, seguían trayéndose a cualquier precio aceite de oliva, especias, quesos de oveja, embutidos, así como telas finas (holandas y terciopelos), perfumes, joyas labradas e instrumentos musicales.

De regreso a la Ciudad de México, arrieros y mercaderes transportaban la plata quintada que por derecho recibía la Corona, así como la del pago de las mercancías vendidas y los envíos de particulares a sus parientes o socios en las ciudades novohispanas o en España. También eran el medio para remitir la plata obtenida de los procesos judiciales, especialmente de los remates de los "bienes de difuntos". Aunque hay pocos estudios sobre la producción de plata a lo largo del período colonial, de las cifras registradas por Alejandro de Humboldt en el período de 1785 a 1789, los ingresos de las cajas reales de las intendencias mineras de la Nueva España ascendieron a 9,730,000 marcos de plata, siendo cada marco equivalente a ocho pesos y medio. Casi desde finales del siglo XVII hasta mediados del siglo XIX, la producción de plata en la Nueva España aportó al menos la tercera parte de la producción mundial y, en ocasiones, llegó a superar el 60 por ciento.

INDIGENCIA Y EPIDEMIAS
Siguiendo las huellas y el sonido de la riqueza, como en toda cultura, las múltiples manifestaciones de la indigencia siguieron también el Camino de la Plata, esperando resolver sus carencias o como "viajeros" involuntarios. Por una parte, españoles empobrecidos, indígenas desplazados de sus comunidades o huidos del control de sus encomenderos y autoridades, vagabundos, charlatanes, tahúres, clérigos que decidían abandonar su estado y hasta ingleses sobrevivientes de naufragios, trataron de encontrar en los asentamientos mineros una forma de ganarse la vida. Esas figuras trashumantes fueron tan habituales en los caminos y en las ciudades populosas que pronto se dictaron medidas para erradicar su presencia, a veces peligrosa. Por otra, enfermedades y epidemias tuvieron en el Camino de la Plata un medio para difundirse a gran velocidad y enormes distancias. Las epidemias que comienzan a extenderse en todo el territorio novohispano aparecen en 1544, y se repetirán con una fuerza inusitada en sus efectos destructivos en 1576, matando a más de dos terceras partes de la población indígena que laboraba en las minas. Los viajeros y sus pertenencias fueron portadores de esa terrible amenaza que a lo largo de los siglos XVII y XVIII siguió manifestándose. Las crisis agrícolas provocadas por los fenómenos naturales, el exceso de trabajo en las minas y la carestía hacían de los pobladores presa fácil cuando las epidemias atacaban.

FUSIÓN CULTURAL
Pero hay otro elemento que siguió el Camino de la Plata: la cultura y la fusión cultural que produjo el contacto entre diversos grupos humanos. Además de las pocas presencias indígenas que sobrevivieron a la guerra chichimeca, la plata atrajo indígenas mexicanos, tlaxcaltecas, otomíes, tonaltecas y mayas. De Europa, si bien es cierto que la presencia dominante y mayoritaria fue la española –procedentes de los reinos de la península ibérica–, también vinieron portugueses, flamencos, franceses, italianos, ingleses y alemanes. De Asia, sobre todo de Japón, hubo algunos personajes que llegaron y se establecieron durante cierto tiempo en algún punto del camino. Los negros, procedentes de África, llegan a formar casi una tercera parte de la población de los asentamientos mineros a finales del siglo XVIII. Esas presencias, además de las condiciones de frontera que durante muchos años vivió el septentrión, propiciaron un mestizaje acelerado, tanto en lo cultural como en lo biológico.

Los espacios urbanos creados por la riqueza minera proyectaron su presencia en claro intento de competir con las ciudades que servían de sede a los poderes temporales y espirituales. Clara Bargellini acertadamente ha bautizado con el nombre de "La arquitectura de la plata" a tantas iglesias parroquiales de las ciudades mineras, cuya traza fue terminada en el siglo XVIII, erigidas con pretensiones catedralicias. Sus clérigos, religiosos e intelectuales, formados bajo la influencia del barroco, concibieron en sus sermones y sus libros un espacio imaginario que concebían semejante a las grandes epopeyas de la antigüedad.

A cielo abierto, acompañados del sonido de las carretas, las voces de españoles, indígenas y negros, los viajeros del Camino de la Plata abrieron una de las rutas más grandes de América. Camino de ida y vuelta, de riqueza material y espiritual, dejó un legado que forma parte fundamental de la identidad de México. El patrimonio histórico cultural creado a lo largo de esta ruta enfrenta múltiples retos para su conservación y disfrute por todos los mexicanos, pero no la indiferencia que ha llevado a la pérdida de esas manifestaciones culturales en otros países.

Source: http://www.mexicodesconocido.com.mx/interior/index.php?p=nota&idNota=6822

Ruta de la Plata

La Ruta de la Plata, forma parte del Camino Real que durante el virreinato de la Nueva España tuvo la función fue comunicar la Real de Minas de Nuestra Señora de los Zacatecos (Zacatecas) con la ciudad de México.

Su nombre se refiere a que por éste camino pasaban las recuas de mulas con la plata que le correspondía al Rey de España (ver “quinto real”). Las caravanas, en un principio mensuales, solían estar acompañadas por soldados debido a las amenazas que por mucho tiempo presentaron las tribus nómadas del Norte de México. Las caravanas llevaban a la Ciudad de México la plata extraída tanto en Zacatecas, como en los ahora Estados de Chihuahua y Durango .

El camino comenzaba, en el actual barrio de San Ángel, Distrito Federal. La ruta seguía hacia el Norte hasta Querétaro. De ahí, seguía por dos ramales que evitaban pasar por territorio Otomí. El ramal sur pasaba por Guanajuato , Aguascalientes y de ahí a Zacatecas. El ramal norte, más árido y peligroso, pasaba por la región del “Gran Tunal’’ San Luis Potosí y Zacatecas. La actuales carreteras federales 43, 44 45 y 49 tienen su origen en esta ruta.

Fue trazada por Fray Sebastián de Aparicio en 1542, el mismo que mandó a hacer la Ruta México- Acapulco en 1540 y el Correo Real, la ruta que comunicaba del puerto de Veracruz a Orizaba, Puebla y la Ciudad de México.


El Camino Real de Tierra Adentro

El Camino Real de Tierra Adentro era una ruta comercial de 2.560 kilómetros de longitud que unía las ciudades de Ciudad de México (México) y Santa Fe, Nuevo México (Estados Unidos) entre 1598 y 1882.

La sección del camino que discurre por territorio estadounidense, un total de 646 kilómetros, fue declarada National Historic Trail en octubre de 2000.

La ruta comprende los estados de México, Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí, Aguascalientes, Zacatecas, Durango, Chihuahua (México), y Texas y Nuevo México en EE.UU.. Pasa por ciudades importantes como Ciudad Juárez y El Paso en Texas (ambas llamadas Paso del Norte) y Las Cruces y Albuquerque en Nuevo México, antes de llegar a Santa Fe.

 Historia  Una vez sometida la gran Tenochtitlán, los conquistadores iniciaron una serie de expediciones con el propósito de expandir sus dominios y obtener mayores riquezas para la corona española. Al principio siguieron los senderos con las frágiles huellas de los nativos que intercambiaban mercancías entre el norte y el sur. En 1598 consolidaron y ampliaron un trayecto de 3.000 kilómetros que llegó hasta lo que hoy es Santa Fe, en Nuevo México. Dicha ruta recibió el nombre de Camino Real de Tierra Adentro.

Los investigadores Enrique Lamadrid, Jack Loeffer y Tomás Saldaña, cuentan la historia del Camino Real, el más antiguo de Norteamérica:

Los caminos reales fueron las rutas principales de transporte para la comunicación, el cambio cultural y el comercio. El ejército virreinal, organizado en compañías volantes de caballería ligera, protegía a los viajeros, el ganado y las mercancías", explican los especialistas.
Existieron cuatro troncales del Camino Real, que unían la ciudad de México con Acapulco, Veracruz, Audiencia (Guatemala) y Santa Fe: «Conformaban una cuádruple ruta repleta de caminantes, carretas y recuas de mulas».

El Camino Real de Tierra Adentro siguió una ruta marcada por el terreno: «La actividad volcánica y un clima inclemente labraron una tierra rica en depósitos de plata, cobre, oro, ópalos, turquesas y sal. Los desplazamientos de las placas tectónicas abrieron en el centro de Nuevo México una grieta de más de kilómetro y medio de profundidad, la segunda más larga del mundo. Las aguas del deshielo que fluían hacia el valle formaron el río Bravo y éste fue llenando con sedimentos la profunda brecha».

Durante miles de años, los indígenas nómadas vivieron de la caza y la pesca en la zona. Después la agricultura los arraigó. Con el tiempo surgieron y florecieron "grandes civilizaciones". Y mucho antes de que los europeos llegaran, ya tenían establecida la red de comercio que después se convertiría en el Camino Real.

En abril de 1598 —señalan los investigadores— «un grupo adelantado de soldados se pierde en el desierto al sur del Paso del Norte, buscando la mejor ruta al río Bravo. Un indio cautivo llamado Mompil traza en la arena un mapa del único paso seguro, que pronto formará parte del Camino Real de Tierra Adentro».

El nombre se presta a discusión o confusión, puesto que durante el período virreinal se llamaba Camino Real a todos los caminos transitables en carreta, pot tanto, existía una buena cantidad de ellos. De igual forma, se llamaba Tierra Adentro a los territorios poco explorados, en particular hacia el norte del Virreinato, razón por la cual se llamó a Querétaro, y después a Saltillo "La Puerta de Tierra Adentro". Por tanto hubo varios "Caminos Reales de Tierra Adentro". Además del camino a Nuevo México, otro destacado es el que conducía hacia Texas. El "Camino Real de Tierra Adentro", que conducía a Nuevo México, al parecer adoptó su nombre recientemente en Estados Unidos para tener una protección legal, sin reparar en el hecho de que, al hacer uso legal de él, se demeritaban los demás Caminos Reales, como el de Texas, que legalmente se ve imposibilitado a emplear tal nombre, aunque históricamente lo tuvo.

Fue inscrito en la Lista Indicativa Mexicana en noviembre de 2001, bajo los criterios culturales (i) y (ii), los cuales se refieren a: i) Representar una obra maestra del genio creativo del hombre; y, ii) Ser la manifestación de un intercambio de influencias considerable, durante un determinado periodo o en un área cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura o de la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño de paisajes.

Hoy en día se ha tomado la decisión por parte del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historía) y de los gobiernos locales, de postular este sitio para la Lista de Patrimonio Mundial en el año 2010.

CaminoRealAdentro.gif

Antecedentes de la Independencia

Antes de que el cura Miguel Hidalgo y Costilla diera el "Grito de Independencia" en septiembre de 1810, ya se habían dado otros intentos por cambiar el estado de cosas en el territorio que aún se llamaba Nueva España.

Los intentos más cercanos y que fueron marcando el camino por el que la Nueva España llegaría a independizarse del imperio español surgieron en 1808, cuando las tropas de Napoleón Bonaparte invaden España, el rey Carlos IV renuncia al trono a favor de Fernando VII y éste es hecho prisionero por los invasores.

Por primera vez durante toda la vida colonial, España carecía de rey, es decir de autoridad y, por lo tanto todas las colonias del imperio se encontraban acéfalas políticamente.

¿Qué hacer ante esa situación? La respuesta a esa pregunta tenía dos sentidos diferentes, de acuerdo con la particular situación en la que se encontraba cada uno de los grupos directamente involucrados.

El primer grupo, los criollos, estaba formado por personas nacidas en territorio americano y de ideas liberales; mientras que el segundo, los peninsulares, eran europeos de origen y estaban acostumbrados a los privilegios de su condición dominante.

Al respecto, cabe mencionar que con la llegada de la casa de los Borbón al reino de España, llegaron también nuevas ideas para su progreso, con lo cual se dieron muchas facilidades para propiciar el crecimiento de la economía y se tomaron las medidas para mejorar la administración.

Esas nuevas formas de hacer las cosas dieron como resultado el mejoramiento de la economía en la Nueva España. Asimismo, se tomaron medidas para el mejoramiento educativo, lo que a su vez trajo como consecuencia el desarrollo de la intelectualidad novohispana.

Con las mejoras antes dichas llegó de Europa una nueva forma de pensamiento, la Ilustración, que dio paso a una "fiebre" por conocer todo lo referente al territorio en que vivían, sus recursos naturales, su paisaje, su clima, etcétera.

El nuevo orden de ideas hizo que también las situaciones políticas se abordaran desde otra perspectiva: con los ojos de una persona que había nacido en el territorio que habitaba y no como un extranjero colonizador.

De ahí que al quedar el reino de España sin rey, los criollos se plantearan la situación desde un punto de vista diferente al de los peninsulares. Aunque descendientes de españoles, habían nacido en tierras americanas y su arraigo afectivo era para el lugar en que vivían y no para una tierra demasiado lejana.

En 1808, el Cabildo de la ciudad de México estaba constituido por criollos que, basándose en las leyes medievales de España, interpretaron que en ausencia del rey se debía crear una Junta, compuesta por representantes del virreinato, y atender los asuntos del gobierno, hasta que se restableciera la monarquía y con ella el gobierno de España. 

Por su parte, los peninsulares –quienes tenían el privilegio de ocupar las mejores posiciones, tanto económicas como políticas de la Nueva España y que por ello conformaban la Audiencia, que era un órgano que asesoraba al virrey-, interpretaron que a pesar de que se vivía una situación irregular, se debía seguir obedeciendo las órdenes que emanaran de España.

El Cabildo de la ciudad –entre cuyos miembros se encontraban Juan Francisco de Azcárate y Francisco Primo de Verdad-, le propuso al virrey que convocara a la Junta mencionada, pero que él continuara al frente del gobierno del virreinato.

Ante esta situación, los miembros de la Audiencia dieron un golpe de Estado, apresaron al virrey Iturrigaray y designaron a Pedro de Garibay para sustituirlo en el puesto.

Como los peninsulares no dejaron ninguna alternativa para los criollos, éstos se dieron a la tarea de conspirar secretamente, aunque es importante señalar que al inicio no se consideraba la idea de independizarse de España, sino solamente no obedecer las órdenes provenientes del gobierno invasor, que mantenía encarcelado al legítimo rey.

De entre los varios intentos por arrebatarle el gobierno a los peninsulares destaca el promovido en Valladolid (Morelia), en el que participaron José María García Obeso, José Mariano Michelena, Manuel Ruiz de Chávez y fray Vicente de Santa María, además de que contaron con la participación de Ignacio Allende y Mariano Abasolo.

Descubierta esta conspiración, el virrey, temiendo que se fuera a radicalizar el descontento, no actuó con severidad contra los levantados. Sin embargo, como no cambió en nada la actitud de los peninsulares fue inminente  que se radicalizaran las posiciones y se desatara la violencia armada.

Por ello, cuando el cura Hidalgo llama a la independencia, a pesar de su posterior captura y fusilamiento, fue imposible para las fuerzas imperiales evitar que la colonia lograra ser independiente y que cambiara su nombre de Nueva España por el de México.

Autor: Leticia Barragán López

Este contenido es propiedad del Sistema Nacional e-México
Source: http://emexico.gob.mx/wb2/eMex/eMex_Antecedentes_de_la_Independencia?page=1

 

 

Zacatecas

Antes de la llegada de los españoles, el sur del ahora estado de Zacatecas pertenecía a la gran Mesoamérica  donde el buen clima permitió desarrollar la agricultura; mientras la parte norte de Zacatecas se encontraba en la denominada Aridomérica, donde habitaron grupos semejantes a los pieles rojas de Norteamérica, dedicados a la cacería y recolección de vegetales.

Las culturas más prominentes en el estado de Zacatecas fueron Chalchihuites y la Quemada. La primera surgió entre los 100 a 200 d.c. a lo largo de los ríos súchil, Graceros y Guadiana. Sus testimonios más importantes son las edificaciones de Alta Vista, erigida para la observación astronómica. Con respecto a la Quemada fue una gran metrópoli, y se le denominó así por los españoles que encontraron ahí evidencias de un gran incendio cuando pasaron por ese lugar en el siglo XVI, desconociéndose cual haya sido su nombre original, fue fundada en la prominencias de un cerro, hacia el año 300 d.c. Se conjetura  que sus habitantes la abandonaron hacia el siglo XI  de nuestra era por causas hasta el momento desconocidas.

En la época prehispánica el estado de Zacatecas fue asentamiento de varias tribus chichimecas, tales como los zacatecas, tecuexes, huachichiles y caxcanes, irritilas hasta que en 1531, se instalaron ahí los españoles, en lo que hoy es el Municipio de Nochistlán.

Fue hasta el 8 e septiembre de 1546, día de la natividad de Nuestra Señora, cuando Juan de Tolosa llegó a lo que hoy es Zacatecas. Buscaba yacimientos pues intuía la existencia de los mismos, debido a una piedra que fue proporcionada en Tlaltenango por un indígena. Por lo que llegando a Zacatecas decidió recoger tres cargas de piedras. El Gobernador Cristóbal de Oñate, Diego de Ibarra, Miguel Ibarra y otros al ensayar las piedras encontraron que contenía muy buena ley de plata y plomo . Tolosa logró interesar a estos conquistadores en la empresa de explotar las minas y todos, salvo Oñate, se trasladaron al lugar del hallazgo. Powel sostiene: que la casa de Diego de Ibarra fue la más temprana y única en el lugar, y que tal vez a fines de 1547, se colocó la primera piedra de la casa fuerte y Tolosa construyó la primera hacienda de beneficio de metales. Con la fibra del de la plata y el oro rápidamente se hicieron edificaciones y del conjunto de estas nació Zacatecas. Los historiadores toman como fecha de fundación el 20 de enero de 1548 se encontraban reunidos el propio Tolosa, Diego de Ibarra, Cristóbal de Oñate y Baltasar Temiño de Bañuelos, así como algunos otros mineros y artesanos españoles.

La primera mina importante descubierta de plata, fue la de San Bernabé, la siguieron la de Albarrada, de San Benito de Vetagrande y la de Pánuco. Hacia 1553 esta población era conocida con el nombre de Minas de nuestra Señora de los Remedios provincia de los Zacatecas.
   La riqueza mineral fue forjando  a los Zacatecanos un espíritu de lucha y una nueva mentalidad de constancia en el trabajo, de libertad y celo por su entidad. Gracias a esto fue posible la colonización de las extensas llanuras norteñas tan plenas de riqueza como de obstáculos y peligros.
El descubrimiento de las minas de Zacatecas fue el punto de partida para que se diera un fuerte flujo migratorio por lo que se dio una carencia muy grande de servicios públicos y se busco las formas de satisfacerlo. Además por todos los rumbos del estado se daba un fuerte movimiento de descubrimiento de minas y de fundación de poblaciones.

En 1585 el Rey Felipe II le dio al Real de Minas el Título de muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas, en 1588 le otorgó el escudo de Armas.
 


La conquista religiosa se llevó a cabo prioritariamente por la orden Franciscana los que fundaron el hospicio en 1558; en 1567 tenían ya un gran convento y 1603 se creo  la custodia de provincia de Zacatecas. Posteriormente llegaron los Agustinos, Dominicos y Jesuitas quienes no solo evangelizaron a los indígenas sino coadyuvaron a volverlos sedentarios, por lo que alrededor de sus capillas y conventos se fueron fundando poblaciones que en la actualidad son ciudades muy populosas.
  Con la Independencia de México el rango de ciudad cambia a Estado Libre y Federado de Zacatecas, sede de los poderes estatales, residencia de los gobernadores, entre ellos el más destacado padre del Federalismo en México, Francisco García Salinas. 
La administración pública tuvo un gran crecimiento y desarrollo con la creación de la Tesorería General del Estado, la Recaudación de Rentas, la Escuela Normal (1825), el tribunal de alzados del Comercio, tribunal de alzados  de la minería, entró en vigor la primera Constitución Política del Estado (una de las primeras del País 1825) otro de los hechos de gran trascendencia  fue la abolición de la esclavitud en el estado. En este tiempo se realizaron grandes edificaciones como el Portal de Rosales, Teatro Fernando Calderón, mercado principal llamado González Ortega.
 


En esta época surgieron caudillos como Jesús González Ortega, Trinidad García de la Cadena, Genaro Codina autor de la Marcha de Zacatecas, el compositor Fernando Villalpando, durante el porfiriato se construyeron numerosos edificios  fueron instalados el telégrafo, el teléfono y la energía eléctrica y en 1884 llegaría el primer tren en la ciudad que significó un factor de progreso para el país, pero también sería utilizado por las fuerzas revolucionarias que se levantaron contra el régimen  de Porfirio Díaz.
   Durante la Revolución Mexicana, Zacatecas protagonizó una de las grandes batallas más decisivas de la historia Nacional, la Toma de Zacatecas en junio de 1914 triunfaron las fuerzas revolucionarias sobre el huertismo. Solo por este hecho la ciudad mereció el titulo honorario de “Heroica Ciudad”.
Cabe destacar que gracias al empeño de un grupo de zacatecanos por rescatar y preservar la Fisonomía arquitectónica de la ciudad, hizo posible que en diciembre de 1993 la Comisión de Patrimonio Mundial de la UNESCO aprobara la inscripción del Centro Histórico de Zacatecas como patrimonio Cultural de la Humanidad.


Durante el gobierno actual a cargo del Dr. Ricardo Monreal Ávila el Estado de Zacatecas llevó a cabo el programa carretero y de caminos más ambicioso en la historia, se fortaleció el comercio y la industria, rehabilitación del Centro Histórico de Zacatecas, así como la remodelación urbana en la mayoría de los municipios, siendo de gran relevancia la operación del programa 3X1 con el cual se ha tenido un gran crecimiento de la obra pública y abatimiento de la pobreza.

PERSONAJES ILUSTRES

Tenamztli ( Diego Zacateco)
Símbolo de valentía, defensor de la autonomía y derechos de su raza, acaudilla la primera rebelión indígena, que tuvo lugar en la Nueva Galicia durante 1541.

Fray Antonio Margil de Jesús (1657-1726)
Religioso Franciscano llegó a Zacatecas en 1707, creó el Colegio de Propaganda FIDE de donde habrían de salir los nuevos conquistadores, que harían durante el siglo XVIII la geografía de la Nueva España.

Víctor Rosales (1776-1817)
Participa en la guerra de Independencia.  Se le declara “Benemérito de la Patria en grado Heroico” y sus nombres son escritos con letras de oro, en el salón del Congreso por Decreto  4 de marzo de 1858.

Gral. Jesús González Ortega (1822-1881)
Héroe de grandes batallas, como la de San Miguel Calpulapan que daría fin a la Guerra de Reforma, el gobernador del estado general Miguel Auza, expide un decreto declarándolo “Benemérito del estado de Zacatecas”.

Gral. Luis Moya (1855-1911)
Este personaje se gano el título de “Bayardo de la Revolución”, el caballero sin miedo y sin tacha, por su valentía y honradez.

Gral. Matías Ramos Santos (1891-1962)
En el régimen del presidente don Adolfo Ruiz Cortines, el General Ramos fue secretario de la Defensa Nacional y en su larga carrera militar permaneció leal a la Instituciones del País.

Gral. Pánfilo Natera (1833-1956)
Luchador, inalcanzable de la Revolución Mexicana, al lado de Francisco Villa y de José Luis Moya.

José Ma. Cos y Pérez (1774-1819)
Se caracterizó por sus acciones de defensa para con los pueblos subyugados, firma la primera Constitucional, y escribe PLAN DE PAZ Y PLAN DE GUERRA.

Fco. García Salinas (1786-1841)
Uno de los principales ideólogos e iniciadores de liberalismo social, padre del federalismo y gobernador modelo del estado de Zacatecas.

Luis de la Rosa Oteyza (1805-1856)
Le correspondió conducir el destino del país cuando fungió como ministro universal interviniendo con gran patriotismo en el tratado de  Guadalupe Hidalgo.

Miguel Auza Arrenechea (1822-1871)
Tuvo una importante participación en la lucha contra la invasión Francesa.

Trinidad García de la Cadena (1818-1886)
Gran liberal y defensor insobornable de la ley se pronuncio contra Juárez con el “Plan Regenerador de San Luis”.

Roque Estrada Reynoso (1883-1966)
En 1957 el estado de Zacatecas lo declara “Benemérito del Estado”, además le otorga la medalla “Honor al Mérito Revolucionario”  por su relevantes servicios a la Revolución Mexicana.

Enrique Estrada Reynoso (1889-1942)
Uno de los primeros revolucionarios zacatecanos, fue elegido para ocupar la gubernatura de su estado en el periodo 1917-1920 y durante su administración se emite la primera Ley Agraria del país.

Genaro Codina (1852-1901)
Gran músico autor del que se considera el segundo Himno Nacional Mexicano, la “Marcha de Zacatecas”.

Francisco Goytia (1882-1960)
Pintor de inigualable talento, obtiene el Primer Premio en la Bienal Interamericana de Pintura y Grabado con el cuadro “Tata Jesucristo”.

Ramón López Velarde (1888-1921)
Poeta excelso y autor de la obra “La Suave Patria”

Pedro Coronel (1923-1985)
Pintor de primera categoría y escultor contemporáneo. Con el cuadro “La Lucha” obtuvo el Primer Premio del Premier Salón Nacional de Pintura.

Julio Ruelas (1870-1907)
Pintor y maestro en grabado en lo que se llamó “El Modernismo”.

Fernando Calderón (1809-1845)
Literato escribió varias obras en su honor el teatro principal de Zacatecas lleva su nombre.

Antonio Pintor (1938-1988)
Pintor, entre sus obras destacan los murales del Palacio del Gobierno, La Casa de la Moneda y la Capilla del Santuario Mayor.

Manuel M. Ponce (1882-1948)
Músico de gran talento, entre sus canciones: Estrellita, Alevantate y la Pajarera, etc.

Eulalia Guzmán Barrón (1890-1985)
Arqueóloga a ella se le debe el descubrimiento de los restos de Cuauhtémoc.

Elías Amador Garay (1848-1917)
Notable historiador, el cual nos hizo valiosas aportaciones en la historia de México y particularmente en la del Estado de Zacatecas.

Ángela Ramos (Juana Gallo) (1876-1958)
Se levantó con una cuadrilla de mujeres durante la revolución, sus armas eran palos y piedras, esta lucha para defender la religión Católica.

Antonio Aguilar Barraza (1919- )
Conocido como el charro cantor actor y productor de cine.

Roberto “Panzón” Soto (1888-1960)
Actor cómico, participa en la película “La Banda del Automóvil”, “El Gato Montes”, “México Ra-ta-plan”

Roberto Ramos Dávila (1928-1995)
Cronista de la  ciudad de Zacatecas, apasionado investigador de la historia y particularmente de su natal Zacatecas, obtuvo una serie de premios entre otros: Primeros y segundos lugares en los Juegos Florales “Ramón López Velarde” con ensayos biográficos de “Víctor Rosales” 1958; “Francisco García Salinas” 1959; “González  Ortega” 1960; “Luis Moya Regis” 1961 “Felipe Berriozábal” 1962.

Dámaso Muñeton (1861-1939)
Arquitecto empírico, sus obras mas sobresalientes construidas en Jerez, La Escuela de Torre; Pórtico y altar mayor del Santuario de Virgen de la Soledad; Portal Humbolt; Edificio de la Imprenta, Capilla del Diezmo y varias obras en el Panteón de Dolores. “Arquitecto Práctico”, en Tepetongo construye la iglesia estilo gótico, de una sola torre.

CRONOLOGÍA DE HECHOS HISTÓRICOS
 

Año Acontecimiento
100 a 200 d.C. Surgió  la Cultura Chichimeca.
300 d.C. Fue fundada la quemada
1546 El 8 de septiembre Juan de Tolosa llegó a lo que hoy es Zacatecas
1547 Se colocó la primera piedra de la casa fuerte 
1548 El 11 de junio se descubrió la primera mina importante de plata.
1553 Esta población era conocida con el nombre de Minas de Nuestra Señora de los Remedios Provincia de los Zacatecas.
1558 Fundación del hospicio por los Franciscanos.
1567 La orden Francisca contaba con un gran convento.
1585 El Rey Felipe II dio al Real de Minas el título de muy noble y leal ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas
1588 Otorgó el escudo de armas.
1603 La orden Franciscana creo la custodia de provincia de zacatecas.
1825 Se promulgó la primer Constitución Política de Zacatecas y la fundación de la primer escuela Normal. 
1884 Llega el primer tren a la ciudad, significó un detonador del progreso
1914 Se protagoniza una de las batallas mas decisivas en la historia Nacional la Toma de Zacatecas
1993 La Comisión de Patrimonio Mundial de la UNESCO aprobó la inscripción del Centro Histórico de Zacatecas como Patrimonio Cultural de la Humanidad
1998-2004 Modernización y rehabilitación de infraestructura carretera y caminos de la entidad.

 


Enciclopedia de los Municipios de México
Zacatecas_svg.png
<< Inicio < Anterior 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 Siguiente > Fin >>
Mostrados 298 - 306 de 355

Sindicar

RSS 0.91
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM 0.3
OPML
Donacion

Multi Search

Sitio

Google
Buscar este sitio usando Google


MultiSearch by Is Open Source

En línea

Hay 72 invitados en línea

Iniciar sesión

OpenMind is a Free Template designed by Ricard Lozano.
Powered by Elxis - Open Source CMS.
Copyright (C) 2006-2015 Elxis.org. All rights reserved.